La Guardia Civil da por concluida la investigación del cuádruple asesinato

El descuatizador de Pioz admite que tenía unas «irrefutables ganas de asesinar»

"En la cocina, con ella, saca la navaja y se la clava"

El descuatizador de Pioz admite que tenía unas "irrefutables ganas de asesinar"
Patrick Gouveia, el supuesto autor del asesinato de los cuatro miembros de una familia brasileña en Pioz (Guadalajara). PD

No está claro el móvil, pero el propio Patrick declara que él no lo sabe pero que siempre tuvo esas ganas irrefutables de asesinar, que no lo pudo evitar y que no está loco

Patrick Nogueira ha declarado a la Guardia Civil que tenía unas «irrefutables ganas [sic] de asesinar que no pudo controlar», según han explicado los agentes encargados de la investigación que dan por cerrada. Y era «consciente» de esas ganas mientras hacía el trayecto en autobús hasta llegar a Pioz, en Guadalajara.

Nogueira mató a sus tíos y a los dos hijos de éstos en su residencia de la localidad alcarreña y para ello «compró bolsas de basura, cinta aislante y una navaja», según relató a la Guardia Civil. En su declaración «queda claro dónde compra» estos efectos.

Explica Isabel Velloso en ‘El Mundo‘ que todo se inicia cuando llama a la casa y le abre Janaína, que le deja entrar.

«En la cocina, con ella, saca la navaja y se la clava».

A continuación, mató a los dos niños, pero el asesino confeso manifiesta que «no recuerda cómo los mató y cómo limpió la casa», según han explicado los guardias civiles al frente de la investigación.

En este punto del relato manifiesta «que tiene lagunas en el tiempo». Cuando se le insiste al respecto responde que no recuerda nada más.

«Llega de noche Marcos, al que Patrick espera en el exterior de la vivienda y mantiene una breve conversación; le cede el paso y en el pasillo de la casa le asesina».

Marcos Campos Nogueira presenta «heridas de defensa», lo que lleva a pensar que hubo un forcejeo entre los dos hombres.

El sobrino se queda toda la noche en casa, a la que había llegado a las 16.00 horas, cuando le abre Janaína Santos Américo, y en la que permanece hasta las 06.00 del día siguiente».

La Guardia Civil lo comprueba por el móvil y sabe que a las 04.00 horas apaga la luz para descansar.

Lo sabe tras consultar el consumo de luz de la vivienda. Antes se había duchado y cambiado de ropa. Usa la de su tío Marcos.

A las 06.00 horas se va de la vivienda, con una mochila, en la que llevaba la ropa usada y la navaja.

Durante la declaración del asesino confeso, éste no manifiesta intención alguna de «sacar los cuerpos de allí» y sí que se lleva las llaves de la casa con la «intención de volver», pero no lo consigue.

Utiliza el móvil de su tío Marcos y le pone un mensaje al propietario de la casa excusándose y diciéndole que este mes tardaría un poco más en pagarle la mensualidad, con el fin de evitar que el arrendador se presentase en la casa a reclamar el pago, según el relato de los agentes de la guardia civil de lo sucedido.

«¿El móvil?», se pregunta la Guardia Civil.

«No está claro, pero el propio Patrick declara que él no lo sabe pero que siempre tuvo esas ganas irrefutables de asesinar, que no lo pudo evitar y que no está loco».

Los investigadores sí tienen claro, tras el interrogatorio, que manifiesta cierta animadversión hacía su tío, se lo había trasladado en varias ocasiones a otras personas.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído