LA QUINTA ENMIENDA

El Cabildo de Tenerife se enreda con el cable submarino: el entramado de Canalink S.L

La corporación insular se enfrenta en cada inversión en el ITER a lidiar económicamente con la batalla del endeudamiento público

El Cabildo de Tenerife se enreda con el cable submarino: el entramado de Canalink S.L
Carlos Alonso. EP

El Cabildo de Tenerife, cumplió cien años como institución, celebrándose el Centenario de Cabildos Insulares durante el año 2013 en el archipiélago canario. Se ha iniciado la digitalización del Archivo de esta Corporación, y la custodia de fondos documentales, puestos a disposición pública, para acceder a los antiguos decretos que, dieron nacimiento, desde lo que fuera una antigua diputación provincial, a una entidad insular con personalidad propia a lo largo del tiempo.

Para tal menester, colabora el Instituto Tecnológico de Energías Renovables (ITER), una empresa especializada en tecnología y participada en un 89,77% por el Cabildo, que pone su infraestructura al servicio de la recuperación y difusión histórica de archivos únicos.

Otro aspecto innovador de la corporación insular, a través el ITER , representa su apuesta por la conectividad entre Tenerife y África, convirtiéndose esta isla en el primer punto de España por donde pasa un gran sistema submarino de fibra óptica con un presupuesto de 25 millones de dólares, inaugurado recientemente, y que conecta 14 países de África con Europa. El actual presidente del Cabildo, Carlos Alonso, de Coalición Canaria (CC), aseguró que «este cable es una oportunidad para invertir en África y mejorar la conectividad, en paralelo al cierre insular de telecomunicaciones».

La ajustes presupuestarios de esta corporación, debido a la crisis y a su compromiso de reducción de deuda, logrando el descenso de su endeudamiento en un 57% pasando de 491 millones de euros en 2010 a 215 millones en 2015, no ha sido óbice para seguir invirtiendo en tecnología por parte del Cabildo.

Para ello, se constituyeron cuatro sociedades mercantiles: ITER,S.A, IT3,S.L, Canalink,S.L y Canalink África,S.L con capital mayoritario en esta institución insular y dependientes entre sí, para ejecutar el proyecto tecnológico que se ha denominado Alix. Esta estructura empresarial consiste en un Datacenter ALIX siendo un centro de recepción, almacenamiento y redistribución de datos neutral, el anillo terrestre y la financiación de los cables submarinos.

El anterior presidente del consejo de administración de ITER, cesado en este cargo, al abandonar la presidencia en la anterior legislatura del Cabildo de Tenerife en 2013, fue Ricardo Melchior (CC), siendo en ese mandato el presidente del consejo de administración de Canalink, Carlos Alonso (CC), que preside el Cabildo en la actualidad.

Canalink es la empresa que participa a través de Canalink África en el proyecto de conectividad entre África y Europa con el consorcio ACE (África Coast to Europe) con 25 millones de dólares.

En otro aspecto, la corporación insular se enfrenta en cada inversión en el ITER a lidiar económicamente con la batalla del endeudamiento público. ¿Cómo está resolviendo esta institución la refinanciación de su deuda? ¿Cuales son las líneas maestras en cuestión de crédito que está ejecutando el Cabildo en el ITER?

Respecto a estrategias económicas, se celebró un Consejo del Gobierno extraordinario y urgente de 14 de abril de 2015, al que ha accedido Periodista Digital, en el que algunos acuerdos de este Consejo, de confirmarse, dejarían al descubierto una operación desfavorable de endeudamiento del Cabildo por valor de 14.693.401 euros no autorizada y concertada a espaldas de la corporación insular, que podría conllevar sanciones y destituciones.  

Por otra parte, la Ley de Transparencia y Buen Gobierno establece en su artículo 37 el derecho ciudadano, a acceder a la información pública, de acuerdo a la Constitución  y a la Ley de Transparencia, lo que supone, que el Cabildo debería poner a disposición de los ciudadanos lo acaecido en este Consejo Insular citado.
 
Constarían en este Consejo de Gobierno dos puntos fundamentales: No autorizar al ITER a avalar a la empresa Canalink, empresa del Cabildo, por el importe de este crédito desfavorable; y en segundo lugar, instar a Canalink a cancelar de forma inmediata, la operación de refinanciación de 14.693.401 euros, suscrita con una entidad bancaria privada, por haberla celebrado sin el permiso pertinente del Consejo de Gobierno, respecto a  la Ejecución del Presupuesto para el año 2015 de esta corporación, y el artículo 54 del Texto Refundido de la Ley de Haciendas Locales 2/2004 de 5 de marzo por responsabilidad administrativa.
 
El hecho de aprobar por el consejo de administración de la empresa Canalink un crédito de 14.693.401 euros, supone un esfuerzo económico que el Cabildo, con este grupo de empresas, si se endeuda excesivamente a corto plazo, podría obtener un Fondo de Maniobra negativo. Además, para ello haría falta el visto bueno del interventor general del Cabildo, y según el Consejo de Gobierno de 14 de abril de 2015, en aras de su confirmación, emite un informe desfavorable al endeudamiento de 14.693.401 euros.
 
El actual presidente del Cabildo, Carlos Alonso, que también presidía el consejo de Canalink en 2014, se encontraría aprobando con la empresa el crédito, y como presidente de la institución cancelando este endeudamiento público. Y esta situación, si conlleva un debate político: ¿El PSOE que gobernaba en 2014 en pacto con CC ha sido notificado de esta operación de crédito? ¿Asistió el grupo socialista a este Consejo de Gobierno, y cual es su postura política? ¿El Partido Popular (PP), en la oposición, fue debidamente informado de esta maniobra política y económica, o está en la ignorancia de esta situación? ¿Se ha cancelado este crédito y se incurrirá en responsabilidades societarias? ¿Se ha dado cuenta preceptiva al Ministerio de Hacienda y a Presidencia de Canarias, así como al Tribunal de Cuentas?

En este interesante debate quedan abiertas infinitas posibilidades, cuestionada esta institución pública por la inversión económica descrita, en detrimento de políticas sociales. Como diría Stephen Hawking: «La raza humana necesita un desafío intelectual. Debe ser aburrido ser Dios , y no tener nada que descubrir».

Sígueme en Twitter en @MariaMonteroTFE

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído