EL PACTO SE SUPEDITÓ A LA FINANCIACIÓN IRREGULAR DE UN LABORATORIO CIENTÍFICO: 175.000 €

Suspenden de militancia por corrupción a la presidenta podemita del Parlamento balear: «Es por celos y testosterona»

Xelo Huertas, se aferra a su silla y seguirá en todo caso como diputada: "A lo mejor tengo un escaparate si estoy en mi trabajo"

Está que trina. Pillada con el carrito del helado, la han suspendido cautelarmente de militancia junto a sus compañeros de partido Montserrat Seijas, diputada autonómica, y Daniel Bachiller, secretario de Acción Institucional de Podem-Balears, y miembro del Consejo Ciudadano, por el supuesto incumplimiento del Código Ético y de los estatutos de esta formación.

Su cargo como presidenta del Parlamento balear, está mientras tanto en el aire, aunque a ella le trae al pairo ya que dice que este puesto, el segundo de mayor rango en Baleares tras la presidencia autonómica que ostenta la socialista Francina Armengol, «no es el sitio ideal para mí».

Es la podemita Xelo Huertas, quien se revuelve este lunes 7 de noviembre de 2016 panza arriba contra sus compañeros de partido, achacando las acusaciones a «los celos, la envidia y la testosterona», a la vez que asegura que Podemos es un partido «caótico».

Y es que el tal Bachiller, supeditó en las negociaciones de los acuerdos de gobernabilidad del Pacto en Baleares, la financiación por 175.000 euros del laboratorio científico que dirige, circunstancia que en su día denunció a Pablo Echenique el comité de empresa del Instituto de Investigación de Palma (Idispa).

La financiación era en cualquier caso anómala, dado que el convenio con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), al que pertenece Bachiller, caducó en diciembre de 2015.

Armengol, con Huertas de fondo

Huertas se aferra a su cargo como a un clavo ardiendo. Se muestra decidida a continuar como diputada, caso de que le den una patada en el culo como presidenta del Parlament, porque a su juicio permanecer en el escaño le podría ayudar a defenderse políticamente:

«A lo mejor tengo un escaparate que no tengo si estoy en mi trabajo. Una cosa es dejar la presidencia y otra dejar el Parlament».

En una comparecencia improvisada a las puertas de su despacho, Huertas se ha quejado de los modos utilizados por Podemos para hacer pública su sanción:

«El partido no me ha comunicado absolutamente nada. Pensaba que éramos un poco caóticos, pero no tanto».

Durante este actual periodo de suspensión cautelar, ni Huertas ni las otras dos personas expedientadas podrán hablar en nombre de Podemos ni participar en ninguno de sus órganos, salvo ante la Comisión de Garantías del partido, ha advertido el presidente de la Comisión de Garantías Estatal de Podemos, Pablo Fernández, que se ha desplazado a Palma para tratar este asunto.

Huertas, que se ha declarado «molesta y sorprendida» por haberse enterado por los medios de comunicación de su expulsión cautelar, ha negado cualquier irregularidad y ha atribuido las acusaciones a la envidia de compañeros de la dirección balear de Podemos, por el protagonismo que tiene como presidenta del Parlament.

Echenique y Bachiller

Sobre si alguna vez ha mantenido algún encuentro para hablar del laboratorio de Bachiller, ha respondido tajante que «nunca». «¿Qué necesidad tengo?», ha abundado, insistiendo en que «hasta que no sepa lo que está pasando no me planteo nada. Quiero saber primero de qué se me acusa, después sabré qué hago».

«ES IMPOSIBLE QUE HAYA RESULTADO BENEFICIADA»

En esta línea, ha espetado que es «imposible que haya resultado beneficiada» del supuesto trato de favor a Bachiller y, en referencia a su supuesta intervención en los hechos, ha subrayado que

«seguro que quien ha arrojado las sospechas tiene mucho más que callar que yo. Creo que las cosas se hacen de otra manera. Primero se le dice al interesado. Lo que no puede ser es que éste sea el último en enterarse».

Al ser preguntada sobre qué hará en caso de no recibir el apoyo del partido, ha recalcado:

«Por supuesto, presentaría la dimisión. A diferencia de otros no tengo apego este puesto. De dejar el acta de diputada ya hablaremos».

Finalmente, ha manifestado no estar «nerviosa para nada» –«puede que otros tengan que ponerse nerviosos a partir de ahora»– aunque sí «molesta y sorprendida: no me esperaba esto. Las cosas se hacen de otra manera». Asimismo, sobre la posibilidad de hacer servir su aforamiento ante un posible procedimiento judicial, ha aseverado que

«los aforamientos ni me hacen falta ni creo en ellos; creo que habría que quitarlos».

TODAS LAS OFERTAS

LA MEJOR SELECCIÓN DE OFERTAS ONLINE

Seleccionamos y organizamos miles de ofertas online para ti

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído