2016 fue el año más cálido registrado de la historia

El primer análisis global de todo el año 2016 ha confirmado que el año pasado fue el más cálido jamás registrado. Según el Servicio de Cambio Climático del programa europeo Copernicus (C3s) las últimas cifras de observación de la Tierra muestran que la temperatura global del 2016 superó los 14,8 ° C y fue alrededor de 1,3 ° C más alta que la media del siglo XVIII. Respecto del año anterior, 2016 fue cerca de 0,2 °C más caliente que 2015, que era hasta ahora el año más cálido registrado.

En la Cumbre del Clima de París de 2015, para reducir los riesgos e impactos del cambio climático, se acordó mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de los 2 °C respecto de los niveles preindustriales y proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 °C. Ahora, según C3s, ya estamos en 1,3 ºC, según recoge Alejando Carra en El País hoy 6 de enero de 2017.

 

Más fenómenos extremos

La comunidad científica advierte de que el calentamiento global aumenta la probabilidad de eventos climáticos extremos como las olas de calor, las sequías y las inundaciones. El calentamiento futuro podría causar miles de millones de euros de daños cada año y afectar la disponibilidad de agua dulce y los rendimientos de los cultivos en los países más vulnerables.

El director de servicios de Copernicus, el español Juan Garcés de Marcilla, afirma en un comunicado que «ya estamos viendo en todo el mundo los impactos de un clima cambiante. La temperatura de la tierra y del mar está aumentando junto con el nivel del mar, mientras que la extensión del hielo marino del mundo, el volumen de los glaciares y la cubierta de nieve están disminuyendo; Los patrones de lluvias están cambiando y los fenómenos climáticos extremos como las olas de calor, las inundaciones y las sequías están aumentando en frecuencia e intensidad para muchas regiones». Garcés de Marcilla El impacto futuro del cambio climático dependerá del esfuerzo que hagamos ahora».

En verano se registraron enormes incendios forestales en Canadá y Siberia

Además de las temperaturas récord, los Servicios del programa Copernicus registraron otros fenómenos extremos ocurridos en 2016, incluyendo incendios forestales significativos a nivel mundial y el crecimiento de CO2 en la atmósfera. Durante los meses de junio y julio, se registraron incendios destructivos en Fort McMurray, Canadá, en mayo, y también grandes incendios forestales en toda Siberia, asociados con las altas temperaturas superficiales del año.

 

La infuencia de El Niño

C3S encontró que las temperaturas globales en febrero de 2016 ya rozaban el límite de 1,5 ° C, aunque bajo la influencia de un fuerte El Niño, un evento intermitente. Las temperaturas mundiales se mantuvieron bastante por encima de la media en la segunda mitad de 2016, asociadas en parte con una capa de hielo marino excepcionalmente baja tanto en el Ártico como en el Antártico.

Por primera vez, la vegetación del verano no ha compensado el nivel de CO2

La mayoría de las regiones alrededor del mundo experimentaron temperaturas por encima de la media durante 2016. Las mayores diferencias en las temperaturas medias regionales se encontraron en el Ártico, pero las condiciones también fueron extremas en el sur de África a principios del año, en Asia meridional y sudoriental antes de El monzón de verano, en el Oriente Medio más tarde en verano, y en amplias áreas de Norteamérica en verano y otoño.

Además, por primera vez, los niveles de CO2 no descendieron por debajo de las 400 partes por millón (ppm) cuando el verano dio paso al otoño en el hemisferio norte. En años anteriores, la absorción de CO2 por la vegetación durante la temporada de verano siempre había hecho que en septiembre se registrasen los niveles más bajos de CO2.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los Videos más vistos

Lo más leído