Mariano Rajoy: "Algo que es ilegal no se puede hacer"

El Gobierno de España asegura que impedirá un referéndum independentista en Cataluña aunque sea por la fuerza

El Ejecutivo se encargará de hacer cumplir la ley impidiendo abrir los colegios electorales si es necesario

El Gobierno de España asegura que impedirá un referéndum independentista en Cataluña aunque sea por la fuerza
Mariano Rajoy (PP), presidente del Gobierno de España. PD

Los promotores de la consulta soberanista responden a las medidas coercitivas anunciadas por el Ejecutivo de Rajoy: "Es legal y se puede celebrar"

No está Mariano Rajoy para pamplinas. Tras el rifirrafe entre el diputado de Esquerra Republicana de Cataluña, Joan Tardà, y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría por el referéndum catalán, el preidente abandonó este 1 de febrero de 2017 el Hemiciclo no sin antes señalar con  el dedo a «algunas personas de algún partido político de Cataluña que quieren lisa y llanamente hacer cosas saltándose la ley» (La vice Soraya torea a Tardá, corta orejas y rabo, y sale ovacionada del ruedo del Congreso).

El Gobierno asegura tener todo previsto para responder a la posible convocatoria de un referéndum ilegal en Cataluña, que implicaría recurrir al Tribunal Constitucional y, si es necesario, adoptar medidas coercitivas como impedir que se abran los colegios en los que se colocaran las urnas para esa consulta (Carlos Herrera: «Lo que nos faltaba a los andaluces es que nos venga a liberar un cabestro como Joan Tardá»).

Ante la posibilidad de convocar ese referéndum, el Ejecutivo ha reiterado este miércoles que no es posible celebrarlo (Los independentistas, a leches entre ellos: Tardá se pone macarra en Twitter y amenaza a los de la CUP).

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en declaraciones a los periodistas en el Congreso, ha considerado «absurdo» que los dirigentes políticos independentistas catalanes digan que se va a celebrar ese referéndum.

Por su parte, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha subrayado que todo el mundo debe tener muy claro que nadie puede actuar sin respetar las leyes y la Constitución, «y nos encargaremos -ha asegurado- de que así sea».

Y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en respuesta a una pregunta del portavoz de ERC, Joan Tardá, ante el pleno del Congreso ha esgrimido la Constitución frente al referéndum «ilegal» que pretenden los partidos soberanistas y ha dicho que ese texto ampara la democracia y «pone freno a los abusos de los gobernantes».

Fuentes del Gobierno han explicado que la actitud del Ejecutivo ante las pretensiones independentistas es muestra de la «decepción y preocupación» por la falta de gestos de las instituciones y partidos soberanistas catalanes a la oferta de dialogo que han estado planteándoles.

La siguen planeando, y si finalmente se concretara una reunión en el Palacio de la Moncloa entre Rajoy y el presidente de la Generaltat, Carles Puigdemont, el jefe del Gobierno la reiteraría. Pero ello no es óbice para que el Gobierno esté preparado y dispuesto a utilizar todos los mecanismos que le otorgan la ley y la Constitución.

Es en ese contexto en el que las fuentes gubernamentales aseguran que una convocatoria de referéndum sería respondida de inmediato con un recurso ante el Tribunal Constitucional.

Pero afirman que si se considerara necesario no puede descartarse que se adoptaran medidas coercitivas que impidieran la apertura de los colegios en los que se tuviera intención de llevar a cabo la consulta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído