"ME DECÍA QUE COMO SOLO LE FUNCIONABA UNA PIERNA DEBÍA PERDONARLO"

Así humilla la joven a un pajillero en una playa nudista mallorquina… y le hace huir con el rabo entre las piernas

La chica de 23 años subió el vídeo que grabó a Facebook, para alertar a otras mujeres: "¡Basta de marichulos!"

La joven de 23 años se acercó este miércoles 5 de abril de 2017 con sus dos imponentes perros a la playa nudista de Son Serra de Marina, situada en el municipio mallorquín de Santa Margalida, donde no había más de siete personas, y tranquilamente se puso a hacer topless.

De repente, se percató de un ruido extraño: un tipo se estaba masturbando a pocos metros de ella sin quitarle ojo y, lejos de amilanarse o huir, la mujer se puso a grabarle con el móvil bajándole algo mas que los humos.

Según señaló la afectada a ‘La Vanguardia

«Como tenía el día libre, decidí irme sola con mis dos perros a una playa apartada del alboroto de la ciudad. Me pegué una hora en coche y luego una caminata para ir a la parte más tranquila. Cuando encontré un sitio bonito, tranquilo y sin más perros a la vista, me tumbé a relajarme. Por el camino venía detrás de mí este señor. También buscaba un lugar donde sentarse y lo hizo a unos metros de mí, en paralelo.

 En un momento me giré y lo vi. No le di importancia porque se podía estar sacudiendo la arena de encima. Pero ya en el segundo vistazo me di cuenta de que se estaba haciendo una paja descaradamente. Tumbado y mirándome».

Ni siquiera trató de disimular tapándose con una toalla o poniéndose detrás de las dunas. Como fue tan descarado, me levanté y le pregunté si le parecía normal.

Por desgracia este tipo de cosas son algo habitual en nuestra sociedad, pero no debe consentirse. A nivel particular no permito nada así, él me hizo sentir mal y yo reaccioné haciéndole sentir mal a él. En ningún momento me imaginé que esto se pudiera hacerse viral, pero celebro que se comparta para que este tipo de personas se lo piensen dos veces. Animo a aquellas mujeres que se hayan sentido así alguna vez a ponerle cara a estos machirulos de mierda. ¡Ninguna agresión sin respuesta».

El hombre, tras poner pies en polvorosa, volvió a recuperar sus chanclas y trató de disculparse a su manera:

«Él me decía que como sólo le funcionaba una pierna debía perdonarlo, pero era mentira porque andaba perfectamente. Además, ni que eso justificara el hacerse una paja mirándome».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído