Este aparato te ‘obligará’ a decir la verdad

La honestidad juega un rol crucial en la vida social y económica: sin ella, las promesas no se cumplirían, los contratos no se respetarían y no se pagarían impuestos. Pese a la importancia de esta, la base biológica de la honestidad aun es comprendida muy pobremente. Es por ello que investigadores de la Universidad de Zurich, junto a colegas de Chicago y Boston, demostraron que el comportamiento honesto puede ser «incrementado» por medios de estimulación no invasiva. Los resultados de su trabajo se enfocan en un proceso de deliberación entre honestidad y egoísmo en el córtex prefrontal dorsolateral derecho.

 

En un experimento con dados, los participantes podían incrementar su ganancia haciendo trampa, lo que no ocurría si decían la verdad. Debían, tras arrojar los dados, apuntar ellos mismos sus resultados. A mayor el puntaje obtenido, mayor sería la ganancia. Los investigadores se dieron cuenta de que los individuos hacía trampa una cantidad significativa de tiempo. Sin embargo, un grupo importante de participantes también se apegaron a la verdad. La mayoría de gente parece sopesar sus motivos para ser egoístas u honesto caso por caso; mienten un poco, aunque no siempre, notaron los científicos. Hubo, sin embargo, un 8% de participantes que mintió siempre y maximizó su ganancia. LEER MÁS…

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los Videos más vistos

Lo más leído