El videoarbitraje acabará con todas las polémicas en el Mundial de Rusia 2018

Después de ver las imágenes y de escuchar la opinión de sus asistentes el árbitro toma una decisión en un proceso que se estima toma alrededor de dos minutos, como ocurrió en Osaka durante el partido entre Atlético Nacional de Colombia y el Kashima Antlers japonés.

Pero no todas las acciones del partido están bajo el escrutinio del VAR, que se utilizara sólo para verificar si hubo penalti, si ocurrió algo irregular en una jugada de gol, en acciones merecedoras de tarjeta o que haya habido confusión en la identidad de un jugador.

Las dudas que genera

El objetivo de la FIFA es que el VAR tenga «la mínima interferencia» en el desarrollo del partido para lograr «el máximo beneficio».

Según explicó el excolegiado David Elleray, director técnico de la IFAB, la idea es «mantener la fluidez y emociones del juego al tiempo de corregir errores claros en incidentes que cambian el partido».

Elleray aclaró que al hablar de «errores claros» se refiere a aquellos casos en los que «casi todo el mundo que es neutral está de acuerdo en que la decisión no fue la correcta».

Por el momento la potestad de cuestionar una decisión está en poder del árbitro principal y de los asistentes que analizan el partido en video, pero se cree que ese método se sigue prestando a la polémica al seleccionar qué jugadas se revisan y cuáles no.

Otra de las preguntas que surge es saber si los equipos va a tener la posibilidad de cuestionar una decisión, como sucede en el tenis, o qué pasará con los errores que se cometen en un partido en los que no es tan claro que «cambien el partido», pero que terminan siendo decisivos.

Como ejemplo un saque de banda o un tiro de esquina que genere una ocasión en la que se produce un gol o se inicie una jugada de ataque que termina con el balón en el fondo de la potería. ¿Se analizará la jugada retrospectivamente?

O como sucedió en la semifinal en Japón entre Nacional y el Kashima.

La FIFA defendió la decisión del árbitro Viktor Kassai de señalar penalti por la infracción que cometió el colombiano Orlando Berrío sobre Daigo Nishi ya que frente a la posible posición adelantadas del delantero japonés el organismo aclaró que «el fuera de juego nunca se había producido porque el jugador no había estado nunca en disposición de disputarle el balón al rival».

Lo que no tomó en cuenta la FIFA es que Nishi había ganado una importante ventaja posicional al salir en posición adelantada y fue a raíz de ello, al ver que no lograría evitar el remate, que Berrío reaccionó de la manera que lo hizo.

El fútbol reclamaba desde hace mucho tiempo la utilización de la tecnología de video, pero es vital que la FIFA pula todos los detalles sobre el VAR para garantizar la máxima transparencia.

De lo contrario no sólo se cuestionará el error del árbitro sino que también se discutirá por qué se analizó una jugada y otra no.

Este artículo fue publicado originalmente en BBC Mundo. Leer más

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los Videos más vistos

Lo más leído