La secretaria judicial explica cómo salió por patas por la azotea de la Consejería ante la violencia de CDR

El procés ha dejado imágenes para el recuerdo, que admiten dobles o triples lecturas según quien las mire. Como la fotografía de la mujer que, el 10 de octubre, celebraba junto al Arc de Triomf de Barcelona -los brazos en alto, los ojos como platos- la declaración de independencia de Carles Puigdemont para, acto seguido -los brazos bajando, los ojos como perdidos- lamentar que había quedado en suspenso. O como la imagen de un agente antidisturbios de la Policía lanzando escaleras abajo a los votantes del instituto Pau Claris en la jornada del referéndum.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los Videos más vistos

Lo más leido