Turismo

La Semana Santa en Valladolid tiene mucho que ver

Es una de las provincias en las que se la Semana Santa se vive con más fervor, además de tener tres de ellas declaradas de Interés Turístico Internacional

La Semana Santa en Valladolid tiene mucho que ver
Pregón de las siete palabras en Valladolid

Llegando estas fechas, millones de personas comienzan a planificar las mini-vacaciones de Semana Santa.

En breve, los pasos procesionales, el olor a incienso, el silencio y los tambores se apoderarán de todos los rincones en la provincia de Valladolid.

Hay para todos los gustos, Semanas Santas declaradas de Interés Turístico Internacional en la Capital, Valladolid, pero además en las «Dos Medinas», Medina del Campo y Medina de Rioseco, con la Declaración de Interés Turístico Nacional en Peñafiel y de Interés Turísitico Regional en Tordesillas, además de «otras Semanas Santas» como Olmedo, Nava del Rey, Alaejos, Cuenca de Campos, Villanueva de Duero y Villavicencio de los Caballeros.

Semana Santa de Valladolid

La Semana Santa vallisoletana, se convierte en una manifestación cultural que traspasa los límites de lo estrictamente religioso y toca el alma de los que sólo buscan en ella un valor estético. Su imaginería la hace distinta a todas, y en sus pasos procesionales se hace patente la gubia de grandes escultores como son Gregorio Fernández, Andrés Solanes, Pompeyo Leoni, Bernardo y Francisco del Rincón o Juan de Juni.

La ciudad está jalonada de edificios donde se custodian y veneran los «pasos». Así se materializa en las iglesias penitenciales de Jesús, Vera Cruz, y Angustias, además de en museos, conventos (San Quirce y Santa Julita) o iglesias parroquiales (San Martín, Sta. Mª de la Antigua, Santiago…).

Miles de cofrades agrupados en veinte cofradías se encargan de dar vida a las imágenes, siendo las más antiguas La Vera Cruz, La Pasión, Las Angustias, La Piedad y El Nazareno cuyas fechas fundacionales se sitúan entre los siglos XV y XVI, alcanzando el periodo de mayor esplendor durante el siglo XVIII.

Todos estos elementos confluyen para que esta Semana Santa haya sido declarada en 1981, Fiesta de Interés Turístico Internacional, siendo una de las primeras de toda España en conseguirlo

Semana Santa de Medina de Rioseco

La Semana Santa de Medina de Rioseco es una de las más destacadas de España, gracias a su antigüedad, y la riqueza iconográfica de su patrimonio.

Esta manifestación de fervor religioso se celebra de forma ininterrumpida desde el siglo XVI. En las procesiones, de gran solemnidad, se exponen importantes obras de imaginería religiosa castellana. En ellas participan múltiples cofradías que pasean conjuntamente sus imágenes. A lo largo de la Semana Santa participan más de 2.000 cofrades.

Medina de Rioseco cuenta con un importante Museo de la Semana Santa, el primero dedicado a este tema en la provincia de Valladolid, que conserva el patrimonio histórico artístico de esta tradición centenaria.

La Semana Santa es una de las fiestas más profundas y arraigadas que se celebran en España.

Esta conmemoración cuenta con siglos de historia y tradición, y en ella se recuerda la pasión y muerte de Jesucristo.

Las calles de la mayoría de ciudades y pueblos de España se convierten en escenarios de fervor y devoción religiosa, en los que se entremezclan el duelo y el recogimiento al recordar la muerte de Cristo, con la música, el arte, el colorido y la magia de las procesiones, desfiles solemnes en los que numerosas personas acompañan a las imágenes religiosas.

Semana Santa de Medina del Campo

La Semana Santa de Medina del Campo cuenta con las más antiguas procesiones de disciplina de España. Fue el dominico San Vicente Ferrer, en 1411, quien instituyó estas procesiones, siendo esta villa la primera que representó la Pasión de Cristo por sus calles.

Comienza con la procesión de la Virgen de las Angustias el Viernes de Dolores y finaliza el Domingo de Resurrección con una procesión en la que todas las cofradías acompañan a Cristo Resucitado. Pero durante toda la Semana se producen procesiones y actos entre las que destacan «La Procesión de la Caridad», «Procesión de la Vera Cruz», «La Procesión del Encuentro» y «La Procesión del Silencio».

Semana Santa de Tordesillas

Las procesiones de la Semana Santa Tordesillana, surgen al igual que en muchos ámbitos castellanos, en los siglos XVI y XVII. El siglo XVIII es la época de esplendor de las cofradías pero, curiosamente, también fue la de su declive, tan sólo dos han llegado hasta el siglo XX, cuándo, en un nuevo resurgir, se fundan nueve más.

La Semana Santa de Tordesillas, fue declarada de interés turístico regional en el año 1996. Durante estos días las calles se convierten en auténticos museos, y las obras escultóricas de grandes artistas que dormían en sus templos, recuperan vida y se acercan al espectador.

Semana Santa de Peñafiel

Es una semana de procesiones penitenciales y actos litúrgicos que no dejan indiferente a nadie y en los que la vida social y cultural de Peñafiel gira en torno a ella y alrededor de los amigos, familiares y turistas que se acercan a disfrutar de unos días que viven con gran pasión entre la colectividad.

El acto más relevante de la Semana Santa en Peñafiel es «La Bajada del Ángel», fiesta declarada de Interés Turístico Nacional.

Se celebra el Domingo de Resurrección y aunque su origen se desconoce, los datos más antiguos documentados son de 1799.

Se trata de una escenificación, al estilo de los Autos Sacramentales, que tiene lugar en la Plaza del Coso. Una tradición que gracias al fervor y la enorme devoción popular ha pervivido en Peñafiel generación tras generación hasta nuestros días.

Semana Santa de Olmedo

La Semana Santa en Olmedo comienza con la procesión del Domingo de Ramos. En ella desfila la «Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén» simbolizada con la entrada en el templo principal de la villa, la Iglesia de Santa María.

El miércoles se traslada la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno a las ocho y media de la tarde de la iglesia de la Concepción hasta Santa María. El jueves comienza el triduo pascual: los actos litúrgicos que conmemoran la Cena del Señor y la representación del hecho histórico del lavatorio de los pies.

Las imágenes de La Oración del Huerto, El Nazareno, Jesús Atado a la Columna, La Verónica, Coronación de Espinas, Jesús Crucificado, Nuestra Señora Dolorosa, salen del templo de la Concepción, para recogerse en la iglesia de San Miguel, es la Procesión del Silencio.

El Viernes Santo comienza con la visita de monumentos, o lo que en el origen era la visita al sepulcro de Cristo. Al mediodía se celebra el Vía Crucis, con salida desde la Iglesia de la Concepción y llegada a la iglesia de San Miguel.

El acto procesional cumbre de la Semana Santa es la Procesión General, que organiza la cofradía del Santo Entierro a las diez y media de la noche, en la que procesionan los mismos pasos que el día anterior a los que se añaden el Santo Sepulcro y la Cruz Desnuda.

Semana Santa de Nava del Rey

El origen de la Semana Santa de Nava del Rey nos traslada a la mitad del siglo XVI, cuando se funda la cofradía de la Vera Cruz, hermandad que construyó la ermita de la Vera Cruz y el humilladero de La Soledad, así como varios pasos procesionales durante el siglo XVII.

El elenco de cofradías históricas se completa con el Ecce Homo, la Bendita Columna y la Misericordia.

A mediados del siglo XX, cofradías de nueva fundación harán suyos los pasos de las históricas cofradías, sentando las bases de la actual Semana Santa navarresa en la que perviven siete cofradías que alumbran un total de diez pasos procesionales.

Los desfiles más importantes son la Procesión de la Vera Cruz el Martes Santo (que se recupera este año), la Procesión del Encuentro el Miércoles Santo y la General de la Pasión el Viernes Santo; así como la singular representación teatralizada del ‘Lavatorio, crucifixión y descendimiento’, realizada desde el siglo XVII por la cofradía de la Misericordia -hoy llamada del Santo Sepulcro- contando para ello con un yacente articulado que recalca la dramatización del acto que se celebra durante la mañana del Viernes Santo.

Semana Santa de Cuenca de Campos

La Semana Santa de Cuenca de Campos cuenta con una tradición muy arraigada entre sus habitantes. Hasta el siglo XIX fueron abundantes las cofradías en esta localidad. Actualmente las que perviven son: la Soledad, Cristo de la Agonía, Ánimas, San José, San Bernardino y San Antonio.

Los momentos más emblemáticos de esta Semana Santa tienen lugar en la jornada del Jueves Santo, durante la procesión del Nazareno, y el Viernes Santo, cuando se celebra el Piadoso Ejercicio de las Cinco Llagas y el Descendimiento. Este acto es el elemento fundamental y más tradicional de los acontecimientos que tienen lugar durante la Semana Santa de Cuenca de Campos.

El Viernes Santo se rompe con la tradición de enmudecer las campanas como señal de duelo y la campana de la Soledad suena anunciando el dolor y la tragedia de este día; es la que anuncia la procesión y acompaña en el sermón al sacerdote.

Semana Santa de Alaejos

Las nueve cofradías penitenciales de la localidad se aglutinan bajo la Junta Local de Semana Santa de Alaejos, que organiza todos los actos que tiene lugar durante estos días. Algunas de ellas cuentan con siglos de antigüedad, como la del Santísimo Cristo de la Caridad, cuya imagen -fechada hacia 1500- procesiona el martes de carnaval.
Durante la Semana Santa, se suceden diferentes desfiles, actos y procesiones. Cabe destacar los siguientes:

El Miércoles Santo se celebra un Vía Crucis procesional con las imágenes de Jesús Nazareno y Virgen de la Soledad y en la que participan todas las cofradías.

El Jueves Santo, en la Procesión de la Pasión del Señor y el Viernes Santo, en la Procesión del Santo Entierro.

Finalmente el Domingo de Resurrección se celebra la Procesión del Encuentro, con los pasos Virgen de la Alegría y Cristo Resucitado.

Semana Santa de Villanueva de Duero

Las cuatro cofradías con las que cuenta esta localidad se agrupan bajo la Junta Local de Semana Santa. Son La Piedad, La Vera Cruz, La Dolorosa y El Nazareno.

El Jueves Santo varios pasos salen en procesión hasta la ermita donde se recoge al Santo Cristo del Humilladero, continuando la procesión hasta la iglesia.

Una espectacular talla sale el Viernes Santo en procesión acompañada por el resto de los pasos que lo hicieron el día anterior.

Y para terminar, el Domingo de Resurrección tiene lugar, en la Plaza Mayor de la localidad, el Encuentro entre el Cristo Resucitado y la Dolorosa.

Semana Santa de Villavicencio de los Caballeros

En Villavicencio es muy peculiar la celebración de la Tercera Orden el Jueves Santo en la iglesia de Santa María. Data de 1736 y consiste en la representación de la Pasión por los cofrades de San Francisco.

Con calaveras, sogas y coronas escenifican un acto penitencial que comienza a las diez y media de la noche.

En la misma iglesia, el Viernes Santo a las diez de la noche tiene lugar, a cargo de los mismos cofrades, la representación en vivo del Descendimiento de Cristo, con una imagen articulada.

El acto termina con la procesión del Santo Entierro por las calles del municipio. Comienza con una oración que recuerda la escena evangélica en la que Arimatea y Nicodemo piden permiso para retirar el cuerpo de Cristo de la Cruz y enterrarlo en el Huerto de los Olivos.

Caben destacar los pasos del Cristo de la Gracia, La Dolorosa, la Soledad y uno de los más hermosos, la Urna. Además de tres cruces procesionales de plata, la más antigua de estilo gótico plateresco.

Además de por estas poderosas razones, existen otras imprescidibles para descubrir Valladolid, como sus pueblos, calles, iglesias, centros de interpretación, castillos, monasterios y por encima de todo, sus gentes

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído