La hora del Partido Popular frente al canon

(PD).- Si el Partido Popular quiere ser coherente y sintonizar con el mundo internauta -porque el PSOE ya sabemos qué piensa en este asunto-, que vote el próximo jueves en contra del texto original de la LISI y haga una proposición de ley en el Congreso que proponga reformar el artículo 25 de la Ley de Propiedad Intelectual. Ni más, ni menos.

Tras las enmiendas del Senado, la LISI vuelve al Congreso de los Diputados para ser aprobada definitivamente. Después de una historia polémica que ha provocado que la Internet española protestara en bloque, hemos llegado al final de la tramitación con dos sorpresas:

* El Senado aprueba la enmienda de Entesa Catalana del Progrès que pide la eliminación del canon en una disposición adicional con el apoyo del PP y con el voto en contra del PSOE

* El PP ha explicado que mantienen la misma postura en la Cámara Alta que en 2005 y que es normal que rechacen la compensación remuneratoria. Además, están en contra por crear sospechosos a los ciudadanos.

El Congreso sólo puede hacer dos cosas con las leyes que vienen enmendadas del Senado: aceptarlas en bloque o bien rechazar todas las enmiendas, aprobando el texto original del Congreso. Será este próximo jueves el día decisivo.

La salida de tiesto de la parlamentaria popular Beatriz Rodríguez Salmones, que el martes atribuyó a «una equivocación» el apoyo del PP en el Senado a una enmienda para obligar al Gobierno a eliminar en un año el canon digital, ha generado una controversia gratuita y negativa para el primer partido de la oposición.

Rajoy se vio obligado a anclar -más que fijar- posición y a comprometerse a eliminar este sobregravamen si gana el 9 de marzo, lo que supone una desautorización en toda regla a su portavoz de Cultura en el Congreso.

Más allá de que este amago de transfuguismo ideológico haya sido premeditado o fruto de un empecinado error, el PP siempre se ha manifestado en contra de un impuesto con el que el Gobierno ha gravado todos los equipos, soportes y aparatos de grabación y almacenaje de audio y vídeo, en razón de un derecho a la propiedad intelectual mal entendido.

El canon digital es -como ha subrayado Rajoy- un impuesto injusto, desproporcionado, indiscriminado, arbitrario, moralmente discutible y puede que contraproducente para una industria obligada a competir con los mercados tecnológicos de Asia y EEUU. No es de extrañar que su legalidad haya sido cuestionada ante la Comisión Europea.

Con el canon digital, Zapatero ha cedido a la presión de la Sociedad General de Autores -y a sus interesados actores, cantores y figurantes-, como una suerte de compensación por la realización de copias privadas.

Es un impuesto preventivo que ha convertido en sospechosos de piratería a todos los ciudadanos, sin distinguir además entre copias individuales y comerciales.

En la práctica, ha supuesto aplicar un sobreprecio a las tecnologías -altamente fiscalizadas en su origen- y gravar por su rendimiento los mismos productos por cuya compra ya se ha tributado previamente. ¿Qué sentido tiene un CD virgen si no es para almacenar algo?

¿No pagan ya los ciudadanos por lo que captan a través de la telefonía móvil? Lo lógico sería, además de perseguir la piratería industrial, tasar las obras repercutiendo sobre las películas o canciones originales la cesión del derecho a reproducirlas.

Los autores no pueden pretender cobrar más en razón de una sospecha de culpa generalizada que por la calidad de sus obras. Y el Gobierno ZP no puede tratar de derivar a los ciudadanos su incapacidad para proteger con racionalidad los derechos de autor.

Es la hora de retratarse y Rajoy tiene una oportunidad magnifica.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído