¿Sustituirán los menús electrónicos a los camareros en los restaurantes?

¿Sustituirán los menús electrónicos a los camareros en los restaurantes?

Restaurantes de Europa, Estados Unidos y Japón están probando una tecnología para permitir a los comensales pedir sus platos directamente de una pantalla en la mesa en lugar de depender de un camarero, que en ocasiones puede equivocarse o no ser lo suficientemente amable.

Además de reducir los costos, las compañías que venden los ‘menús electrónicos’ argumentan que este enfoque tiene el punto de novedad que puede atraer a los clientes jóvenes, e impulsar los ingresos con fotografías de filetes suculentos o deliciosos postres que lleven a consumir más.

En Israel, la empresa Conceptic ya ha instalado una tecnología para ‘e-menús’ en bares de sushi, pubs y restaurantes familiares. El sistema se basa en pantallas táctiles que ya se usan en los bares de autoservicio o en los paquetes familiares para cines o aeropuertos.

«Es una compra por impulsos», explicó Adi Chitayat, consejero delegado de Conceptic. «Si una persona ve una imagen de una tarta de chocolate, lo más probable es que la pida», añadió. La empresa ya ha distribuído sus sistemas a restaurantes de Francia, Bélgica y Sudáfrica.

Frame, un restaurante de sushi de moda en la capital israelí que ha instalado el sistema, asegura que las ventas en las mesas con esta posibilidad se han incrementado alrededor de un 11%. Los clientes incluso llaman antes para reservarlas, explicó el director Natalie Edry.

En una de estas mesas, un trabajador del sector tecnológico, Gil Uriel, y su joven familia se mostraron entusiasmados. «Es mucho más visual», dijo, mientras sus hijos disfrutaban de un juego que hay entre cada plato. «Podemos elegir, podemos discutir, pero es mucho más fácil cuando todos lo vemos», añadió.

Microsoft confía en él

La idea atrajo a empresas de otros países, incluyendo Microsoft con un sistema, Microsoft Surface, que dice que estará disponible a partir de esta primavera en algunos lugares de Estados Unidos, aunque muchos dudan de que vaya a tener éxito.

En Europa, donde salir a cenar es una tradición que implica mucho más que matar el hambre, varios camareros se mostraron reacios a este nuevo sistema. «¿Ves a este hombre de aquí? Lleva viniendo 25 años», dijo una camarera del restaurante italiano Rosticceria Fiorentina en Bruselas. «Conozco a su mujer, conozco a su hija. ¿Crees que sería mejor atendido por un ordenador?», preguntó.

Jackie Fenn, analista de tecnologías emergentes del grupo consultor Gartner, se preguntó: «¿Lo pasará fenomenal un grupo de adolescentes usándolo? Sí, pero tardará en pasar de ser una atracción en un pequeño número de restaurantes a extenderse».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído