China quiere ahora controlar Google Maps

(PD).- El Gobierno autoritario de China, en el centro de las miradas desde que empezaran los movimientos de rebelión en el Tíbet, da una de cal y otra de arena en su gestión de las libertades individuales.

El martes, la televisión británica BBC anunciaba que su web se podía visitar desde China, tras años de censura y el Gobierno levantaba su censura, más reciente, sobre la página de intercambio de vídeos YouTube.

Este miércoles, Pekín reafirma su voluntad de controlar la Red y anuncia una campaña contra las páginas que «ofrecen ilegalmente información geográfica y mapas», alegando que algunos de estos sitios amenazan la seguridad del Estado.

El subdirector del Buró Estatal de Cartografía y Agrimensura chino, Ma Yiren, citado por la agencia Xinhua, anunció la campaña, que será llevada acabo por el Ministerio de Seguridad Pública, el de Asuntos Exteriores y otros seis departamentos gubernamentales.

Se ignora por el momento cómo afectará esta medida a populares webs que ofrecen imágenes vía satélite de China, tales como Google Maps, aunque según el subdirector del citado buró las organizaciones extranjeras también serán obligadas a detener la publicación de mapas ilegales.

Sin embargo, según Ma la campaña se dirige principalmente a cerca de 10.000 webs que operan en el país y ofrecen mapas «en la mayoría de los casos sin permiso». De acuerdo con Ma, algunos de estos datos geográficos «podrían significar la filtración de secretos de Estado», y aseguró que las webs ilegales serán cerradas.

Prohibido decir que Taiwan es un «país»

Las páginas de Internet que presenten Taiwán como un «país», o aquellas que no incluyan como territorio nacional las islas Spratly o las Diaoyu (que China se disputa con naciones vecinas) también serán objetivo de esta ofensiva, según la agencia oficial china.

El país asiático, con 220 millones de internautas, es el que más usuarios de la red tiene en el mundo, aunque es a la vez uno de los que ejerce mayor censura sobre los contenidos.

Los movimientos de Pekín en materia de libertades individuales son observadas con mucha atención por parte de los Estados occientales y las ONG pro derechos humanos, cuatro meses antes de los juegos olímpicos que se celebrarán en agosto en la capital china, que algunos Gobiernos amenazan con boicotear.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído