Flash mob: Congélate en la estación de Atocha

(PD).- Congelados. Es como se quedarán esta tarde decenas de personas en el vestíbulo de la estación de Atocha. Al menos eso es lo que esperan los impulsores de una acción urbana convocada gracias a la red y que intenta que los madrileños emulen a los parisinos, barceloneses y neoyorkinos.


«Muévete, rápido, corre, trabaja, haz!!! Exprime el tiempo al máximo!!! o en lugar de eso… congélate y deja que el tiempo siga su curso sin ti». Es el texto anónimo que desde hace una semana circula por internet y ha pasado por blogs, redes sociales y medios de comunicación.

Explica Diego Casado en ADN que el lugar de la congelación será la entrada al Cercanías de la estación de Atocha, a las 20.30. El comienzo lo marcará el propio reloj de la Estación y el final, un silbato que alguien hará sonar justo cinco minutos después.

Esta flash mob (acción colectiva en un lugar público convocada por e-mail o SMS) es una réplica de la organizada en la mayor estación del mundo, la Central de Nueva York (ver vídeo de la izquierda), por el colectivo Improv Everywhere, y que se repitió en otras ciudades como París o, más recientemente, Barcelona.

En el caso de la ciudad condal, cientos de personas se quedaron petrificadas en la plaza Real después de oir el sonido de una trompeta (ver vídeo).

Fueron cinco minutos durante los que el tiempo pareció detenerse en el lugar, y ello pese a las decenas de curiosos que recorrían la escena grabando la acción con sus teléfonos móviles.

La flash mob de Atocha es sólo la última de las muchas quedadas que se organizan en Madrid cada cierto tiempo con los propósitos más peregrinos… una guerra de almohadas en Vazquez de Mella para celebrar San Valentín, un paseo con paraguas en fila o un encuentro para hacer pompas de jabón en el Retiro.

Es una práctica tan extendida que incluso algunas marcas comerciales crean este tipo de eventos para publicitarse, como hizo una empresa textil el pasado jueves en la plaza de la Luna, donde convocó a miles de personas a que repartieran besos por doquier.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído