El futuro del móvil según Nokia

El futuro del móvil según Nokia

(PD).- Móviles con una esperanza de vida superior a los cinco años, cargadores inteligentes capaces de desconectarse cuando el teléfono se haya cargado por completo o un terminal fabricado por completo con materiales reciclados. Esos son algunos de los prototipos en los que la compañía finlandesa Nokia está trabajando para el futuro -a entre tres y cinco años vista-, aunque ninguno de ellos aún tiene confirmado su estreno comercial.

El respeto al medio ambiente y la accesibilidad parecen haber despertado el interés de la empresa según se desprendió de las presentaciones que realizó este martes en una jornada para periodistas de todo el mundo en su nuevo estudio de diseño en Londres.

«Es algo que se está tomando muy seriamente dentro de la compañía», dijo Rhys Newman, jefe de proyectos estratégicos de diseño y miembro de Homegrown, un proyecto de investigación de la compañía que lanza ideas para hace productos más sostenibles.

Probablemente, el más sorprendente de estos prototipos es el que la compañía presentó con el nombre de Made to last (fabricado para perdurar), un nuevo concepto que intenta plantear si realmente es necesario cambiar cada 18 meses de móvil -ésa es la media actualmente-. Parece difícil de creer que una compañía que vende móviles plantee la posibilidad de que los terminales duren más de cinco años.

Pero según Newman esta posibilidad no es tan utópica, como le contaba a José A. Navas, de El Mundo: «Pronto alcanzaremos un punto en el que la gente tendrá suficiente tecnología en su teléfono que podrá durar una cantidad muy decente de tiempo». La idea de la compañía es que llegará un momento en el que el móvil se podrá ‘renovar’ internamente mediante la descarga de ‘software’ y manteniendo su aspecto ‘físico’, es decir el aparato en sí mismo.

La compañía asegura que alrededor de 426.000 terminales se ‘retiran’ cada día en EEUU, por ello aumentar la esperanza de vida de los teléfonos supondría un importante reducción del impacto ambiental.

Otro prototipo que presentó la compañía es un cargador ‘inteligente’, que reduce el consumo de energía. ‘Zero waste’ incluye un botón que permite ‘apagar’ el cargador cuando se deja conectado a la corriente, aunque lo más interesante son las funcionalidades en las que se está trabajando.

En un futuro, el cargador podría programarse para que cargara durante una hora y después dejara de consumir electricidad o incluso que ‘dialogara’ con el teléfono para reconocer cuándo se ha cargado por completo para desconectarse.

Según Nokia, los cargadores consumen sin necesidad alrededor de 300 megavatios cuando se dejan conectados a la corriente. La compañía resalta además que si se tiene en cuenta que existen casi 1.000 millones de personas que tienen un teléfono de la compañía -es la número uno del sector- el ahorro energético sería considerable.

Nokia volvió a exhibir en Londres el prototipo ‘Remade’, que ya había presentado su consejero delegado en el pasado febrero en Barcelona durante el Mobile World Congress.

Se trata de un terminal construido exclusivamente mediante materiales reciclados. La carcasa está fabricada con latas de refresco de alumino, botellas de plástico y el caucho de las ruedas.

El último de los modelos presentado fue el denominado ‘People first’, en el que en lugar de tener las tradicionales opciones de navegación con diferentes idiomas, se utilizan ‘universales humanos’, como imágenes de rostros para identificar los contactos.

La idea es que este tipo de terminal lo puedan utilizar personas que no son capaces de leer pero que sí pueden reconocer números y caras. La compañía destacó que el 20% de la población mundial es analfabeta.

«El teléfono no tiene aplicaciones, sino una larga lista que muestra la historia de las llamadas, con la que la gente puede realizar un scroll para realizar las llamadas», explicó Newman. Además, se mantiene la tendencia ecológica de los otros prototipos y se da la opción de cambiar la pantalla a blanco y negro para ahorrar batería.

Newnan aseguró que creía que cualquiera de estos productos podría tener éxito en una hipotética salida al mercado, aunque, de momento, no pudo confirmar cuál podría ser el primero en hacerlo.

Durante la jornada, el diseñador jefe, Alastair Curtis, afirmó que el mayor reto al que se enfrenta el equipo de diseñadores de la compañía es «la realidad del mundo digital».

Hasta no hace mucho, el trabajo de un diseñador se cernía sólo al teléfono, pero en la actualidad los terminales se han convertido en aglutinadores de muchos y diferentes servicios, lo que ha hecho cambiar por completo las reglas del juego, afirmó.

Nokia tiene un equipo de 300 diseñadores, de los que el 40% trabaja en un estudio en Helsinki y otro 40% en Londres, en un nuevo recinto inaugurado el pasado otoño. Diseñar un móvil puede llevar entre nueve meses y dos años por un equipo de unas cinco personas, según explicó Sally Turner, una de las trabajadoras del centro londinense.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído