Lluvia de preguntas sobre el «pelotazo» de la ministra I+D

(PD).- Los nacionalistas vascos están decididos a no dar respiro a la titular de la cartera de Investigación y Desarrollo. De entrada, quieren hurgar en las cuentas de la ex empresaria.

Afirma Miguel Ángel Orellana en Elsemanaldigital que los cien días de gracia otorgados a todo nuevo Gobierno han logrado que la ministra de Investigación y Desarrollo, Cristina Garmendia, haya pasado desapercibida, salvo por la circunstancia de que la clasificación de titulares de una cartera del primer sondeo del CIS le otorgó un excelente cuarto puesto tras María Teresa Fernández de la Vega, Carme Chacón y Alfredo Pérez Rubalcaba. Lo sorprendente es que, cuando la oca hizo el trabajo de campo, Garmendia llevaba sólo dos semanas en el Gabinete.

Está visto que a los ministros se les valora hasta que se les empieza a conocer. O a esa conclusión pretende al menos el PNV que llegue la opinión pública. Según ha podido saber Elsemanaldigital.com, el Grupo Nacionalista Vasco quiere hacer de la donostiarra Garmendia uno de sus objetivos prioritarios y ya ha registrado una decena de preguntas por escrito para conocer todas las ayudas y subvenciones que el Gobierno Zapatero otorgó a Genetrix, la primera iniciativa privada surgida a partir del trabajo de investigación llevado a cabo en el Centro Nacional de Biotecnología de la que fue fundadora, presidenta y consejera delegada la hoy ministra.

Según reveló tiempo atrás el diario El Mundo, Cristina Garmendia mantiene una participación del 20% en Genetrix que, desde su creación en 2000 hasta la actualidad, ha recibido casi un millón de euros en subvenciones.

Nadie en el Gobierno ha aclarado hasta el momento si la ministra reducirá su participación en el grupo a una cifra inferior al 10%, de acuerdo con la legalidad vigente antes de seis meses desde su llegada al cargo, o si para evitar conflictos de orden moral decidirá desprenderse de todas las acciones de una empresa que parece llamada a beneficiarse de las ayudas que su Departamento reparte.

No en vano, el Ministerio de Ciencia e Innovación cuenta con un presupuesto que ronda los 7.675 millones de euros para este ejercicio. Garmendia deberá andar con pies de plomo y realizar un esfuerzo de transparencia e imparcialidad en el reparto de fondos. A las subvenciones se une una estrecha relación con lo público.

Si se analiza el listado de organizaciones que colaboran con Genetrix, una matriz de la que dependen otras siete sociedades, se comprueba que la gran mayoría son instituciones públicas. Entre ellas, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas que ahora depende de Garmendia.

Pero la clave es que de las arcas de Ciencia e Innovación van a salir ayudas dirigidas a empresas aún participadas por la ministra. De esos polvos vienen los lodos que el PNV quiere vigilar de cerca y, además, con ahínco.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído