La SGAE pide un «Protocolo de Kioto» para los artistas

La SGAE pide un "Protocolo de Kioto" para los artistas

(PD).-La amenaza del canon digital ya es una realidad. El Gobierno publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) las tarifas de la tasa que desde hoy gravará no sólo a impresoras, grabadoras y cd’s, sino también a móviles, MP3 y memorias USB. A eso se le suma una ofensiva por parte de la SGAE al pedir al Gobierno «un ‘Kioto’ de los creadores culturales» para concienciar a los ciudadanos sobre los efectos de la piratería digital.

A pesar del rechazo que genera en la sociedad la aplicación del canon digital, el presidente de PROMUSICAE, Antonio Guisasola, consideró necesario pedir al Gobierno «un ‘Kioto’ de los creadores culturales» para concienciar a los ciudadanos sobre los efectos de la piratería digital.

Así se expresó durante su intervención en la ‘Semana por los Derechos de Todos en Internet’, organizada por la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, integrada por PROMUSICAE, EGEDA, SGAE, ADIVAN, ADICAN y FAP.

«Si somos capaces de concienciar para cuidar el medio ambiente, ¿por qué no lo hacemos con nuestra cultura?», se preguntó Guisasola, quien se refirió a la utilización de las redes P2P y consideró que «compartir lo ajeno» en la Red, «sin el permiso de sus dueños, es buscar cómplices de una actividad ilegal».

Las descargas de películas, música, videojuegos o libros a través de los archivos compartidos P2P, sin permiso de sus dueños, insistió, «son ilegales, perseguibles, y esto no lo discute nadie con conocimiento», aseveró.

Guisasola recordó que entre 2006 y 2008 el incremento de ciudadanos que se descargó música o películas ha crecido un 70 por ciento, pasando de cinco a 8,5 millones. Y frente a los 11,4 millones de personas que acceden a los contenidos a través de los «canales legales», otro 12,4 «acude a canales ilegales». De hecho, cada segundo se descargan en España 30 obras protegidas sin consentimiento de sus propietarios. Estos datos, según dijo, muestran la «desidia y desatención» hacia la piratería en España.

Para Guisasola, la «laxitud» con la que, «en su día», se persiguió el ‘top-manta’, se ha trasladado ahora a Internet, donde «hemos asumido con rapidez el todo vale». Un panorama «claramente preocupante».

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído