Viacom respetará los datos de los usuarios de Google

(PD).- La defensa y la acusación de dos demandas presentadas contra YouTube por violación de derechos de autor han alcanzado un acuerdo para proteger la privacidad de millones de usuarios de YouTube en su búsqueda de pruebas, según ha anunciado un portavoz de Google.

Este mes, un juez de un tribunal federal de Nueva York ordenó a Google entregar a Viacom y otros demandantes los datos de usuarios de YouTube para ayudarles a preparar un estudio confidencial de lo que afirman son grandes infracciones de piratería en la página de intercambio de vídeos.

Google aseguró el lunes haber accedido a proporcionarles a los abogados de Viacom y del grupo de demandantes liderado por la Federación Inglesa de Fútbol una versión de su inmensa base de datos de espectadores en la que se ocultarán los nombres de usuario y datos de dirección de Internet, que podrían utilizarse para identificar a personas concretas. «Hemos alcanzado un acuerdo con Viacom y el grupo de demandantes y han accedido a dejarnos mantener en el anonimato los datos de los usuarios de YouTube», explica el portavoz de Google Ricardo Reyes.

Viacom, propietaria del estudio Paramount y de MTV Networks, solicitó la información dentro de la demanda de 1.000 millones de dólares por violación de derechos de autor que ha presentado contra el popular servicio de vídeo online y su solvente propietaria, Google.

El pasado uno de julio, el juez Louis Stanton del Tribunal del Distrito Sur de Nueva York ordenó a Google entregar como prueba una base de datos que incluía nombres de usuarios de espectadores de YouTube, qué vídeos ven y las direcciones de sus ordenadores.

Los defensores de la privacidad de la Fundación Frontera Electrónica y otros grupos respondieron denunciando que la orden «amenaza con exponer información profundamente privada» y violaba la Ley de Protección de Privacidad de Vídeo, aprobada en 1988 después de que se publicaran las costumbres de alquiler de vídeos del juez del Tribunal Supremo Robert Bork.

Por su parte, Viacom dijo necesitar la información para demostrar los patrones de piratería en los que se basa su caso, aunque intentó aplacar los temores sobre la privacidad aclarando que no tenía interés en identificar a usuarios concretos.

Una de las grandes diferencias entre las dos partes es cómo manejar los datos de los espectadores de la página de vídeos y de los empleados de Google y YouTube, que el juez Stanton también ha ordenado entregar. Sin embargo, el acuerdo entre ambos bandos no cubre a estos empleados, y en las próximas semanas se trabajará en el modo de tratar sus datos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído