El futuro de las descargas en Internet: de amenaza a oportunidad

El futuro de las descargas en Internet: de amenaza a oportunidad

Fermín Elizari (PD)-. La famosa «medida antipopular» que cocina el Ministerio de Cultura en colaboración con la SGAE y las operadoras de Red está llamada a borrar de un plumazo la era dorada los programas p2p y descarga directa en España. Pero la tecnología siempre va muy por delante del poder legislativo, y en cuanto la nueva norma se apruebe los usuarios contarán con un amplio abanico de posibilidades para elegir. ¿’Descargas legales’? ¿Cuotas mensuales? ¿Streaming? ¿Con cuál te quedas tú?

Un estudio publicado hoy por la consultora GFK encargado por la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos indica que en 2008 se descargaron en España 2.000 millones de canciones, 350 millones de películas y 50 millones de videojuegos.

Autores, productores, internautas, políticos.. todos coinciden en que el actual sistema de descarga e intercambio de archivos es insostenible. Pero de aquí no pasa el mínimo común denominador. La industria de contenidos, el Gobierno y las operadoras maquinan una fórmula que acabe con el paraíso en el que se ha convertido España para el acceso a la cultura de forma gratuita.

Mientras se debaten las comunicaciones del futuro, la tecnología ya se encuentra a miles de kilómetros de distancia. Y por el momento se atisban tres modelos con visos de triunfar: las descargas ‘legales’, aplicar un canon a los internautas por descargar contenidos con copyright y disfrutar de los productos culturales sin la necesidad de bajarlos de la nube de datos.

1) Descargas ‘legales’

El 99,9% de las descargas que se produjeron en España en 2008 se llevaron a cabo sin autorización previa por parte del autor.

Sin embargo, se apunta a un cambio de tendencia, ya que el volumen de música descargada de forma ‘legal’ no para de crecer en detrimento de los formatos físicos.

La industria discográfica que prácticamente ahogaba la distribución de contenidos está dando sus últimos coletazos. Los principales actores de la música y el cine español han comprendido que Internet no es una amenaza sino una oportunidad de negocio, y han comenzado a proliferar portales tipo iTunes o Amazon en los que se pueden comprar y alquilar productos culturales a unos precios asequibles.

«La industria discográfica está arreglando los errores del pasado», dice José Monleón, director de negocio en Internet y Nuevas Tecnologías de Filmax, que acaba de presentar Yodecido.com.

Este portal propone a los usuarios un cóctel con las tres opciones de futuro y presente en la Red: descargas legales, streaming y cuota mensual.

«Entre todos estamos buscando un modelo mixto. Alguien tiene que pagar por el contenido, ya sea el usuario o una empresa anunciante».

Con el modelo de las descargas legales el panorama musical está sufriendo un profundo cambio. Lo que antes eran álbumes de 20 euros ahora son canciones de dos euros, un hecho que incentiva «la competencia creativa», según explica Monleón.

De todos modos, este sistema puede quedarse caduco en poco tiempo en detrimento de un fenómeno que viene pegando fuerte: el streaming.

2: El streaming

Según explica la Wikipedia, “el streaming es un término que se refiere a ver u oír un archivo directamente en una página web sin necesidad de descargarlo antes al ordenador”.

Muchos usuarios se preguntan por qué tanto ruido acerca de las descargas cuando hay multitud de webs desde las que puedes ver tus series favoritas y oir tus canciones preferidas sin ocupar ningún espacio en el disco duro de tu ordenador.

Una de las iniciativas más sonadas es la de Spotify, una empresa sueca amparada por la industria discográfica que ofrece música en streaming. Mientras estudia si su modelo de negocio resulta rentable exclusivamente con los ingresos publicitarios, su fundador y CEO, Daniel Ek, concedió recientemente una entrevista a El País.

«Creamos Spotify porque pensamos que existía una mejor experiencia musical para el usuario de Internet que la piratería. Es obvio que el público consume más música que nunca mientras las ventas de discos no dejan de bajar. Me di cuenta de que la demanda de propiedad había dejado paso a una demanda de acceso».

Asimismo, en las últimas semanas ha irrumpido con fuerza la web Justin.tv, que con sus servicios de tv en directo está revolucionando principalmente el consumo de deportes en televisión.

Sin embargo, el otro lado de la balanza del streaming se sitúan sus costes. “Hay que tener presente que es muy cómodo, pero tiene unos costes de conectividad importantes”, afirma Monleón, de Yodecido.com.

3: Cuota mensual

«Hay que ver a la piratería como un competidor», considera José Monleón. Un rival ante el que hay que redoblar los esfuerzos para ofrecer una mejor oferta que él a los usuarios, explica.

«No vamos a lograr frenar la piratería, así que aliémonos con ella», asegura Ron Berry, del gobierno de la Isla de Man. Este pequeño territorio insular anunció en el pasado mes de diciembre que van a implantar un sistema para el que los clientes de Internet de banda ancha puedan descargar música con copyright de forma legal.

La sociedad internauta española no vería con malos ojos pagar un canon por acceder a una oferta de contenidos sin límites. Pero antes de entrar a valorar esta opción, los usuarios se dan cuenta de que cuentan con un ADSL caro y lento y con un canon digital con el que pagan parte de sus excesos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído