Un accidente doméstico que casi deja ciega a Courtney Wood

¡Horror!: mete un huevo a calentar en el microondas y le explota en la cara

Tras varios años de convivencia con el microondas, ya sabemos que no debemos ponerla en funcionamiento con un objeto metálico en su interior.

Olvidarnos de quitar la cuchara con la que removemos el café puede tener terribles consecuencias para este electrodoméstico.

De todas formas, existen otros objetos y alimentos que, aunque no lo creamos, pueden poner en peligro el microondas o, incluso, nuestra propia salud.

El microondas puede hacer que el agua supere los 100 grados, pero no entre en ebullición.

Al introducir después algo en el vaso la energía puede liberarse violentamente y derramar agua hirviendo sobre nuestro cuerpo

El vaso de agua no es el único alimento aparentemente inofensivo que se vuelve peligroso tras introducirlo en el microondas.

Un simple huevo cocido también puede convertirse en un pequeño artefacto explosivo que, como poco, nos dé un buen susto.

Por esta razón, los huevos duros —con cáscara o sin ella— no deben calentarse nunca dentro del microondas.

Pero, ¿por qué ocurre esto?

Cuando se cuece un huevo, suceden dos cosas en su yema: por un lado, las proteínas se agrupan y, por otro, se forman bolsas de agua.

Esto es lo que se conoce como un huevo duro y no tiene ningún riesgo. Se puede quitar la cáscara y partir por la mitad sin ningún tipo de riesgo.

Sin embargo, los problemas comienzan cuando estos huevos duros se introducen en el microondas.

Tras este tratamiento térmico, el huevo se calienta en su totalidad y esto incluye a esas bolsas de agua que se han formado durante la cocción.

Ese líquido se convierte en vapor rápidamente y la presión dentro del huevo aumenta. Cuando el vapor consigue abrirse paso hacia el exterior por una fisura lo hace con violencia y explota.

Una parte de los huevos duros que se calientan en el microondas explotan dentro de él, pero otros resisten hasta que quien los manipula lo parte con un cubierto.

Las redes están llenas de ejemplos de lo que pasa a continuación, como se ve en el vídeo.

La protagonista es Courtney Wood, quien sufrió un accidente doméstico que casi la deja ciega.

Mientras preparaba el desayuno en su casa de la ciudad de Stoke (Reino Unido), un huevo que había calentado en un microondas explotó y le provocó graves lesiones en los ojos, por lo que debió ser hospitalizada.(Salen caminando tranquilamente de su coche en llamas tras sufrir un disparatado accidente de tráfico)

La víctima es británica, tiene de 19 años y se hacía la cena.

Tras poner tocino en el plato y pensando que no le llegaba con eso, colocó un huevo dentro de un recipiente con agua y lo metió en el microondas durante un minuto, como había hecho en otras ocasiones.

Luego, lo sacó y lo dejó a un costado mientras revisaba el tocino.

«Cuando me volví hacia el recipiente, el huevo explotó en mi cara», relató.(Un coche explota tras chocar durante un accidente de tráfico múltiple )

«Fue el peor dolor que he sufrido en mi vida, fue horrible», describió. En ese momento, lo primero que atinó a hacer fue ponerse agua fría en la cara, antes de que un amigo la trasladara al Hospital Universitario Royal Stoke.
No perderá la vista

Pese a que en un primer momento perdió la visión, poco a poco ha comenzado a recuperarla y los médicos aseguraron que no sufrirá daños permanentes, pese a haber tenido heridas en ambas córneas y a las quemaduras superficiales que tuvo en el rostro.

«La visión en mi ojo derecho volvió a las 48 horas, pero todavía no puedo ver bien por mi ojo izquierdo», relató Wood, por lo que los doctores le advirtieron que los problemas se mantendrían «una semana o tal vez un poco más».

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído