Las redes sociales se habían mostrado contrarias a la práctica, por lo que facilitarán a los usuarios reducir la exposición de los anuncios

Facebook e Instagram estrenarán la venta de publicidad política

Facebook e Instagram estrenarán la venta de publicidad política
Facebook e Instagram PD

La política se hace un hueco en las principales redes sociales. Facebook e Instagram han anunciado que mantendrán la venta de publicidad con fines político, aunque quieren que sus usuarios se sientan cómodos, por lo que facilitará que los usuarios reduzcan el número de mensajes de este tipo que les llegan.

Rob Leathern, director de Gestión de Producto de Facebook, fue el encargado de revelar la nueva política en una entrada en su sitio web, donde aseguró que las nuevas herramientas «permitirán a la gente ver menos anuncios políticos y de asuntos sociales en Facebook e Instagram» si así lo desean.

El movimiento Facebook queda lejos de las peticiones que le han llegado desde múltiples frentes durante los últimos meses para que siga la misma senda que Twitter y prohíba por completo los anuncios de campañas políticas, o que haga como Google y reduzca su capacidad de dirigirse únicamente a públicos concretos.

«Nosotros hemos elegido expandir la transparencia y dar a la gente más control en lo referido a los anuncios políticos», apuntó Leathern.

Según la compañía de Menlo Park (California, Estados Unidos), el principio que subyace bajo esta decisión es que «la gente debe poder escuchar a todos aquellos quienes quieran dirigirles y lo que estos dicen que debe ser escrutado y debatido en público».

La firma que dirige Mark Zuckerberg se encuentra bajo la lupa de reguladores y de la opinión pública desde el papel que desempeñó en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016, en las que fue usada para difundir información falsa e influir en la campaña por parte de piratas informáticos rusos.

En noviembre de este año vuelve a haber elecciones presidenciales en Estados Unidos, unos comicios que se espera que sean tanto o más crispados que los de hace cuatro años y en los que las redes sociales tendrán una importancia todavía mayor.

En este sentido, hace unas semanas Facebook ya se vio en el ojo del huracán al desvelarse que no contrasta los contenidos que las campañas políticas publican en su plataforma y que, por tanto, les autoriza de facto a difundir información falsa (a diferencia de lo que hace con el resto de usuarios).

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído