Algunos especialistas sugieren que el vapeo está causando que los pacientes más jóvenes en EE.UU. sean hospitalizados con Covid-19 a una tasa más alta de lo previsto

Cigarrillos electrónicos: ¿Existe relación entre vapear y exponerse al coronavirus?

Una nueva advertencia de los neumólogos a los fumadores y usuarios de cigarrillos electrónicos por el riesgo de contraer coronavirus. Esta tecnología no solo es una fuente de nicotina sino que algunos expertos han determinado que aunque las personas más jóvenes les resulta más fácil recuperarse de la Covid-19, aún pueden enfermarse gravemente, especialmente si sus pulmones ya están dañados por el vapeo

Cigarrillos electrónicos: ¿Existe relación entre vapear y exponerse al coronavirus?

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) ha advertido que el tabaco puede llegar a multiplicar por 2,4 el riesgo de padecer de forma grave la Covid-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus.

Expertos, han explicado que entre los fumadores la infección por coronavirus produce, de forma más frecuente que en los no fumadores, insuficiencia respiratoria grave, necesidad de recibir ventilación mecánica, intubación, ingreso en UCI y muerte.

El uso de cigarrillos electrónicos implica inhalar una mezcla de sabores, nicotina y productos químicos y luego arrojarlos a una fina niebla.

Se sabe que la Covid-19 se alimenta de los pulmones. Una vez que la infección llega a la nariz o la garganta, comienza a avanzar poco a poco hacia del tracto respiratorio, provocando inflamación.

Los expertos en salud consideran que vapear no solo aumentará su riesgo de desarrollar complicaciones por el coronavirus, sino que aumentará las posibilidades de contagio también.

¿Qué sabemos acerca de los cigarrillos electrónicos?

Los cigarrillos electrónicos son conocidos por muchos nombres diferentes. Se les llama e-cigs, sistemas electrónicos diseñados para suministrar nicotina (ENDS), sistemas alternativos para suministrar nicotina (ANDS), e-hookahs, mods, cigarrillos electrónicos tipo bolígrafo, vaporizadores, dispositivos de vapeo y sistemas de tanques. JUUL es una marca popular de cigarrillo electrónico.

Los cigarrillos electrónicos se presentan en muchas formas y tamaños. Los cigarrillos electrónicos pueden lucir como cigarrillos, cigarros (puros), pipas, bolígrafos, dispositivos de memoria USB o puede que estén disponibles en otras presentaciones.

Esta tecnología incluye una batería para la activación del mismo, una fuente de calor que calienta un líquido para convertirlo en un aerosol de partículas diminutas (a veces referido como ‘vapor’), un cartucho o depósito que contiene el líquido, y una boquilla o abertura utilizada para inhalar el aerosol.

Estos dispositivos no contienen tabaco, pero muchos de ellos contienen nicotina, la cual deriva del tabaco. Debido a esto, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EE.UU. los clasifica como “productos de tabaco”

¿En qué consiste el vapeo o vaping?

El uso de cigarrillos electrónicos a menudo es referido como vapear (vaping, vaporear, vapeo) ya que muchas personas consideran que éstos producen un vapor el cual es luego inhalado.

Pero en realidad, lo que producen los cigarrillos electrónicos es un aerosol de diminutas partículas, lo cual es distinto a lo que se entiende por vapor.

¿El vapeo aumenta la posibilidad de infección y de transmisión de la COVID-19?

Recientemente la Academia de Médicos de Familia del Estado de Nueva York en los EEUU solicitó la prohibición de las ventas de tabaco y cigarrillos electrónicos en el estado durante la pandemia.

Los especialistas advierten que los comportamientos asociados con estos productos pueden provocar la propagación del virus.

El humo y el vapor flotantes pueden contener partículas de virus.

Los masticadores de tabaco tienden a escupir en la calle.

Las personas a menudo comparten cigarrillos electrónicos y cigarrillos.

Al usar estos productos, los consumidores se tocan la cara con frecuencia, lo que aumenta sus posibilidades de infectarse y luego transmitir el virus.

Sin embargo, de momento no hay evidencias científicas que confirman que personas que vapean sean más susceptibles de contraer la COVID-19.

El acto de vapear por sí mismo presenta un riesgo importante en términos de contraer el virus.

Los consumidores de esta tecnología se ponen algo en las manos y los dedos y luego se lo llevan repetidamente a la boca, que es exactamente lo que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la OMS nos han instado a evitar.

Por otro lado, «Las personas con problemas de salud subyacentes, como problemas cardíacos o pulmonares, pueden tener un mayor riesgo de complicaciones graves de Covid-19”, ha dicho Michael Felberbaum, portavoz de la FDA, en una publicación en Bloomberg. “Esto incluye a las personas que fuman y/o vapean tabaco o productos que contienen nicotina”.

Segín algunos expertos en salud el vapeo está causando que los pacientes más jóvenes en EE.UU. sean hospitalizados con Covid-19 a una tasa más alta de lo previsto. Felberbaum declinó comentar si la FDA estaba investigando una posible conexión.

Aunque se cree que a las personas más jóvenes les resulta más fácil recuperarse de COVID-19, aún pueden enfermarse gravemente, especialmente si sus pulmones ya están dañados por el vapeo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído