Rompen el estigma del entretenimiento para adolescentes

Médicos y enfermeras a la última: utilizan TikTok para combatir las ‘fake news’ de Covid-19

Poco a poco, esta red social también se consolida como plataforma informativa muy valorada por la comunidad médica

Médicos y enfermeras a la última: utilizan TikTok para combatir las 'fake news' de Covid-19

TikTok es la primera red social china que triunfa en Occidente y que tiene enganchados a los adolescentes y niños.

Uno de sus mayores atractivos es que se pueden crear vídeos de música actual, editando, donde se les puede poner distintas velocidades, meter efectos de multicámara de una forma fácil.

No obstante, todo indica que ahora ya no es solo entretenimiento y se posiciona también como una plataforma informativa de valor.

Esta famosa red social, se ha convertido en una herramienta para combatir las fake news, especialmente vinculadas a la pandemia de coronavirus.

Actualmente, esto es valorado por la comunidad médica y científica. ¿De qué manera? desmintiendo informaciones falsas que circulan entre los jóvenes y niños que, en la mayoría de los casos, son difundidas a través de las redes sociales.

Según Alexandre López Borrull, profesor de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC: “A estas alturas ya podemos decir que TikTok ha superado las dudas iniciales y ha entrado en el club de las grandes redes sociales” y añade: “Además, también ha quedado claro que TikTok ya no es solo diversión y entretenimiento”.

Por otro lado, para Ferran Lalueza, director del máster de Social Media de la UOC, dice que el estallido de TikTok en 2020 hay que vincularlo a dos fenómenos concretos:

En primer lugar, el confinamiento facilitó que muchos adultos descubrieran esta red, sobre todo por el hecho de que la pandemia implicó una convivencia intergeneracional continuada y hasta entonces inusual y, por lo tanto, muchos padres descubrieron de manera rápida y directa el universo adolescente. Y, en segundo lugar, TikTok ha vivido, quizás de manera más acelerada a causa de la pandemia, el ciclo habitual de las redes sociales: primero son los más jóvenes quienes la descubren porque la perciben como nueva e innovadora ‒y al margen del control parental‒; pero poco después los adultos, a menudo para no sentirse desfasados, acaban llegando a la red y aportan así la masa crítica de usuarios que hace viable la plataforma como negocio.

El mejor lugar para combatir la desinformación es allí donde se difunde.

Muchos médicos y enfermeras de todo el mundo se han hecho virales en TikTok desmintiendo mitos falsos sobre la Covid-19. La mayoría en los Estados Unidos como Christina Kim, Christian Assad o Bill Nye.

@christinaaaaaaanpPart 6 – “Cases have been inflated, it’s not nearly as bad as seasonal flu, it’s not a big deal” ##wearamask ##covid19 ##pandemic ##nursesoftiktok ##fyp

♬ original sound – CHRISTINA NP

Estos especialistas han hablado de experiencias personales, de la importancia de usar la mascarilla, de cómo usarla, de la higiene personal y mucho más.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) fue una de las primeras grandes instituciones que abrió una cuenta propia en TikTok con ese propósito, con un éxito notable.

A este respecto, Lalueza opina que esto es una buena noticia, porque denota un cambio de actitud de organizaciones de esta envergadura y, a la vez, “porque el mejor lugar para combatir la desinformación es allá donde se difunde. Si no se hace de este modo, se deja libre el espacio a aquellos que quieran desinformar”, añade.

Para López Borrull, hay que tener en cuenta que difícilmente un ciudadano negacionista convencido dejará de serlo. Pero en cambio, “TikTok sí que puede influir sobre aquel segundo grupo de usuarios no necesariamente tan negacionistas pero susceptibles de propagar mensajes falsos”. El objetivo es, explica Lalueza, “que estos usuarios viralizadores no difundan mensajes negacionistas y en cambio hagan de difusores de informaciones ciertas y con base científica”.

Sin embargo, divulgar mensajes científicos a través de TikTok no es trabajo fácil. “Nadie espera encontrar ninguna clase magistral sobre epidemiología en TikTok”, apunta Lalueza y añade:

Hay que respetar el código de la red social y su lenguaje, porque de lo contrario puedes ser percibido como un infiltrado; el reto es ofrecer un contenido divulgativo respetando el código humorístico, creativo y desenfadado de la red social.

Finalmente, Borrull señala que existen ejemplos más exitosos que otros:

Los médicos jóvenes se desenvuelven bien, pero hay otros que no son percibidos como miembros de la comunidad de manera directa porque efectivamente no es nada fácil adoptar los códigos de TikTok sin que parezca forzado, especialmente si el objetivo, nada negligible, es informar más que entretener.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído