El objetivo es una tecnología que no está controlada ni influenciada por un solo individuo o entidad

El proyecto tecnológico que nace para intentar descentralizar Twitter

Está desarrollándose Bluesky, una propuesta de estándar para las redes sociales, en el que se incluirá Twitter, abierto y descentralizado

El proyecto tecnológico que nace para intentar descentralizar Twitter
Twitter PD

Twitter está en el centro de la polémica desde que decidió suspender la cuenta del presidente de Estados Unidos Donald Trump. Una decisión que plantea un debate para el sector tecnológico: la necesidad de un estándar abierto y descentralizado para las redes sociales.

Bluesky es una visión, por ahora en sus fases iniciales de desarrollo, de un estándar abierto y descentralizado para las redes sociales.

Fue anunciado a finales de 2019, y la semana pasada, el CEO de Twitter, Jack Dorsey, hizo hincapié en la necesidad de dicho protocolo tras lo que él considera «un precedente peligroso»: la decisión que tomaron varias plataformas sociales de bloquear e incluso eliminar la cuenta de Trump tras el asalto al Capitolio.

«Enfrentamos una circunstancia extraordinaria e insostenible que nos obligó a enfocar todas nuestras acciones en la seguridad pública. El daño offline como resultado del discurso online es demostrablemente real, y lo que impulsa nuestra política y cumplimiento sobre todo», ha explicado el directivo en su perfil en la red social.

No obstante, dicha decisión, asegura Dorsey, «tiene significativas ramificaciones», quien siente que «una prohibición es un fracaso para promover una conversación saludable», ya que «limita el potencial para la aclaración, la redención y el aprendizaje».

Más aún, Dorsey cree que «sienta un precedente peligroso: el poder que un individuo o corporación tiene sobre una parte de la conversación pública global».

Por ello ha destacado en su Bluesky, una propuesta de estándar para las redes sociales, en el que se incluirá Twitter, abierto y descentralizado.

Bluesky se inspira en Bitcoin y en lo que para Dorsey representa: una tecnología que no está controlada ni influenciada por un solo individuo o entidad, basado además en la transparencia y la responsabilidad, y del que Twitter será un cliente.

Este estándar proveería de una capa subyacente a la conversación pública, que permitiría descentralizar la toma de decisiones y en última instancia, dar más voz a las comunidades marginales de Internet, con nuevas técnicas de moderación que evitarían la radicalización, como han señalado investigadores de este proyecto a TechCrunch.

Según Dorsey, obligaría, además, a construir algoritmos de recomendación abiertos que promuevan una conversación saludable, en lugar de dirigir la atención del usuario, e incluso a ser más innovadores.

Desarrollar este estándar, no obstante, llevará tiempo.

El directivo ha confirmado que siguen contratando gente para el equipos que trabaja en él. «Se necesitarán muchos años para desarrollar un estándar descentralizado sólido, escalable y utilizable para las redes sociales», apuntó en 2019.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído