Su meta no es la realidad aumentada, sino la interacción visual inmediata

Así funcionan las futurísticas gafas Google Glass

Parviz: "Glass no es una tableta ni un smartphone, es una plataforma completamente nueva"

Han pasado seis meses desde la pomposa presentación de Google Glass en San Francisco a cargo de Sergey Brin y que incluyó la transmisión en directo del salto de un avión. Desde entonces, tras algunas pruebas y apariciones en público de los ejecutivos de la compañía, no se supo mucho más sobre los anteojos de realidad aumentada Glass.

Aún en una etapa inicial, el dispositivo espera que 2013 sea el momento en que la tecnología esté madura para ofrecer mucho más que realizar espectaculares tomas desde el lente de los anteojos.

Babak Parviz , líder del proyecto, en una entrevista de IEEE Spectrum —Google Glass Features and Apps Still in Flux–:

«Nuestro objetivo es que Glass pueda conectar a las personas con imágenes y videos, ya que no existen dispositivos que permitan esta tipo de interacción.»

El ingeniero, cuyos trabajos sobre bionanotecnología en lentes de contacto electrónicas en la Universidad de Washington lo llevaron a la compañía de Mountain View, añade:

«Además, queremos que el dispositivo pueda responder preguntas de los usuarios bajo esta modalidad de una forma muy rápida, casi instantánea.»

Pese a estar asociada de forma constante al concepto de realidad aumentada, para Parviz este no es el principal objetivo de Glass.

«Esta tecnología no es nuestra meta inmediata. No obstante, creemos que será algo muy prometedor para la futura generación de dispositivos.»

En cuanto a sus características técnicas, se espera que Glass permita atender las llamadas del teléfono, pero no es una de sus principales funciones. Parte de esto también se debe a la autonomía que deberá tener el dispositivo, estimado para una operación sin problemas durante una jornada completa.

La proximidad de una pequeña pantalla frente al ojo provocó algunas dudas en torno a la seguridad que podría ofrecer Glass a los usuarios, y Parviz dijo que este fue uno de los primeros puntos que se tomaron en cuenta al momento de iniciar el proyecto.

«Nos tomamos muy en serio estas preocupaciones, y podemos asegurar que Glass es seguro en todos los aspectos».

Con más de 750.000 aplicaciones disponibles en la tienda Android Market, la consulta sobre la compatibilidad de los desarrollos con Glass era inevitable. Sin embargo, Glass contará con un entorno diferente, que estará disponible para los programadores durante este año.

«Esto es completamente diferente, la interacción que existe con los actuales dispositivos se basan en pantallas sensibles al tacto. Glass no es una tableta ni un smartphone, es una plataforma completamente nueva.»

Parviz agregó que las búsquedas apuntan a realizarse por imágenes (algo que ya se encuentra disponible en el buscador Google Images y también en la aplicación Goggles ).

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído