LAS GENIALIDADES DEL FUNDADOR DE MICROSOFT

Así funciona el váter futurista de Bill Gates que no necesita agua

Todos los honores a Bill Gates, porque su invento puede ser una verdadera revolución en los países donde la población no tiene acceso a instalaciones sanitarias seguras.

Lo que impulsa ahora la Fundación Bill y Melinda Gates es un inodoro, muy especial. Tan especial, que no necesita agua o desagüe y que transforma la basura humana en fertilizante.

Bill Gates lleva ya tiempo intentando hacer lo que los gobiernos han sido incapaces de lograr hasta ahora: tomarse en serio el cambio climático.

El Cofundador de Microsoft anunció un plan para invertir 2000 millones de dólares de su fortuna en la investigación y desarrollo de las energías renovables.

También financia proyectos para el desarrollo sostenible, como Omni Processor, una máquina que obtiene agua potable de las heces.

Hace ya un año, Gates nos sorprendió con un video que describe su última visión para mejorar el saneamiento en los países donde no tienen o no pueden construir infraestructuras para las aguas residuales.

El multimillonario estadounidense y cofundador de Microsoft, presentó en Pekín (China) su inodoro.

El dispositivo, que realiza la conversión de desechos humanos en fertilizantes usando químicos, es fruto de años de desarrollo y está listo para salir al mercado, según anunció Gates.

Hablando en Reinvented Toilet Expo, una exposición dedicada a los retretes, el empresario afirmó que el próximo paso será promocionar el concepto entre fabricantes.

Gates comparó la transición de los inodoros tradicionales a los modelos que no usan agua con el desarrollo de tecnologías a mediados de la década de 1970, cuando apareció Microsoft.

Según el millonario, el método de conversión química de excrementos se propagará entre los hogares de la misma forma que lo hicieron las computadoras, pasando de ser máquinas gigantes a dispositivos autónomos.

La Fundación de Bill y Melinda Gates invirtió 200 millones de dólares en el curso de siete años en proyectos de conversión de residuos humanos en agua o fertilizantes.

Gates subrayó que el mal saneamiento es responsable de la muerte anual de medio millón de niños y costes adicionales de la sanidad por valor de 233.000 millones de dólares.

Llamativo de la presentación del multimillonario fue la decoración que le acompañó: un tarro de cristal con heces humanas. Con este gesto reivindicaba la falta de inodoros y el problema sanitario de los países en desarrollo.

Para respaldar sus palabras, el multimillonario mostró a los presentes el cubilete que, según él, podría contener 200 billones de células de rotavirus, 20.000 millones de bacterias Shigella y 100.000 huevos de gusanos parásitos.

El váter que ha enseñado el filántropo no necesita agua ni sistema de alcantarillado porque usa químicos para transformar los desechos humanos en fertilizante.

Gates alabó los sistemas de intercambio globalizados que han posibilitado la creación de la tecnología de este inodoro:

«Honestamente creo que el intercambio permite a cada país hacer lo que mejor se le da».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído