Tecnología en empresas, la ayuda de las soluciones digitales

La informática, internet y todos los avances de la tecnología han traído numerosas ventajas a los negocios, ¿pero cuáles exactamente?

Tecnología en empresas, la ayuda de las soluciones digitales
Tecnología Pixabay

Todos hemos escuchado en infinidad de ocasiones que las cosas son mucho más fáciles en los tiempos que corren que hace unas décadas. La evolución de la tecnología, la implantación de la informática y el boom de internet han sido los tres ingredientes que han hecho que multitud de facetas de nuestro día a día hayan cambiado por completo a nivel doméstico, pero también a nivel profesional.

Las compañías son las primeras que se han beneficiado de todo lo que ha conseguido el avance tecnológico de los últimos años. De hecho, la cantidad de Soluciones digitales de las que se han valido no hace más que crecer, hasta el punto de que no hay año que pase sin una novedad que haga las cosas un pelín más sencillas.

¿Qué cuáles son estas ayudas que están llegando a través del desarrollo tecnológico? Enumerarlas todas sería prácticamente imposible, pero eso no impide que se pueda hablar de las ventajas principales que están llegando a los negocios que abrazan este crecimiento digital.

El punto de partida lo otorga appvizer. Para el que no lo conozca, se trata de una web que ofrece toda la información necesaria sobre el uso de herramientas digitales en empresas. Revela estadísticas de uso, tendencias en determinados sectores, las novedades más interesantes, tutoriales de uso e incluso comparativas para conocer las mejores propuestas a utilizar, o las que más se adecuen.

El nacimiento de un portal de este tipo deja claro lo que ocurre con el sector digital, y es que no deja de crecer. El abanico de propuestas es tan amplio que las empresas, abrumadas por tantas opciones disponibles en el mercado, deben recurrir a lugares donde analizar información para decidir con acierto y escoger algo adecuado a sus necesidades.

Podríamos hablar de las mejoras más obvias, como los procesadores de textos, los clientes de correo electrónico o incluso las centralitas virtuales. Pero el entramado digital que envuelve a las empresas es mucho más grande que eso. Es cierto que la ventaja de tener un programa con el que editar textos es más que palpable, como también lo es el abandono del fax y del correo ordinario por el e-mail, o incluso lo útil que es poder compartir ficheros con documentos de trabajo a través de internet. Pero eso es solo la punta del iceberg.

Existen plataformas pensadas para establecer planes de acción y organizar mejor a los equipos de trabajo, algoritmos que ayudan a detectar tendencias para que las compañías sepan hacia dónde dirigirse a la hora de plantear una estrategia de cara a los siguientes meses e incluso herramientas para evaluar candidatos para un puesto de trabajo.

No hay parte de una empresa que no pueda sacar partido de lo que la informática y la tecnología, en general, puede ofrecerle. Diseñadores que tienen a su disposición completas suites de software para maquetar, para editar, para rotular y para dejar volar su imaginación. Publicistas y especialistas en marketing con sistemas para analizar estadísticas, detectar audiencias y plantear estrategias comerciales… El abanico es gigantesco.

Pero no son solo ventajas lo que trae la tecnología a las compañías, también es algo que genera necesidades, y como ejemplo más claro tenemos internet. Al crecer la red de redes, también lo hace su audiencia, hasta el punto de que el consumidor habitual ahora recurre a la red para buscar cualquier cosa. ¿Qué implica eso? La necesidad de estar presente también ahí para acercarse a él.

Las empresas ahora tienen que pelear por la visibilidad en el entorno digital, aprovechar los nuevos formatos y las herramientas digitales que tienen para hacerse un hueco en un nuevo lugar, uno que además está repleto de competencia gracias a la globalización que ha propiciado internet. Todo está conectado, y hay que pelear con mucha más fuerza.

Así que, por supuesto, las soluciones digitales que han llegado a las empresas no han hecho más que agilizar sus procesos. Podemos pensar en la automatización de procesos en las fábricas, en la facilidad para hacer reuniones con personas de cualquier parte del mundo gracias a las videollamadas o hasta en la elaboración de facturas con herramientas de contabilidad. Pero tampoco podemos pasar por alto que todo esto implica un proceso de preparación, el nacimiento de nuevas preguntas y nuevos métodos a dominar para seguir estando en lo más alto.

La tecnología ayuda a los negocios y a los consumidores, pero también lanza necesidades nuevas hacia ambos bandos, necesidades que pueden satisfacerse si, precisamente, se saben aprovechar las herramientas digitales que están abarrotando el mercado. Saber escoger, saber utilizar y, sobre todo, saber despuntar son las tres claves en los tiempos que corren.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído