Triple seguridad, la última tecnología al servicio de las alarmas

Los nuevos sistemas de alarma ofrecen una protección total para las viviendas

Triple seguridad, la última tecnología al servicio de las alarmas
Sistema anti-intrusión Prosegur

En la actualidad, la adquisición de una vivienda es una de las principales inversiones de los españoles, aunque no por ello una de las más protegidas. Según los últimos datos, en torno al cuarenta por ciento de los hogares en nuestro país carece de medidas de seguridad que las protejan de los cada vez más sofisticados métodos de robo empleados por los delincuentes. Precisamente por estos motivos, las grandes compañías expertas en seguridad van refinando sus métodos de protección, como el sistema de triple seguridad, compuesto por un sistema anti-intrusión, que activa los detectores de movimiento instalados en la vivienda y envía una señal por GPRS a la central de alarmas. Con el aumento de las bandas organizadas tras la crisis, se han dado casos de intentos de inhibición de esta señal, lo que pondría en marcha el segundo paso de esta triple seguridad, el sistema anti-inhibición, que pone en funcionamiento una señal IP para poder seguir recibiendo imágenes de la vivienda desde la central de alarmas. Si los intrusos procedieran a cortar la electricidad, la señal IP se seguiría transmitiendo gracias a una batería externa independiente que conforma el tercer peldaño de este sistema anti-sabotaje.

Introduciendo las palabras alarmas hogar podemos acceder a mucha información sobre cómo proteger una vivienda y no llegar a la situación de vernos vulnerables e impotentes frente a un robo o , en los peores casos, intimidados y agredidos por encontrarnos en ese momento en el interior de la casa. Aunque tanto policía como empresas de seguridad mejoran constantemente su eficacia, la legislación actual permite que un gran porcentaje de los detenidos por este tipo de delitos no llegue ni a pisar la prisión .Este hecho, unido a la excesiva confianza de muchas personas que a menudo ni siquiera echan la llave al salir de sus hogares ni instalan alarma, favorece este tipo de robos.

Más allá de la rotura de una ventana o el clásico resbalón, en los últimos meses se han puesto en práctica técnicas más refinadas, como el bumping, que consiste en abrir el cilindro de la cerradura con una llave específica tipo «bump»o la técnica de la impresión (impresioning), con la que introducen una lámina de aluminio moldeable en la cerradura para crear una llave sobre la marcha con la que abrir la puerta. Ante estos hechos, lo más recomendable es recurrir a una alarma que no solo por su funcionamiento mantiene a salvo la vivienda, sino que también posee un potente efecto disuasorio para estas bandas profesionales.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído