Tecnología
El juez Serrano y el cierre de su cuenta en Twitter. EP

Twitter acaba de cerrar por 12 horas la cuenta del número uno de Vox en Andalucía, el juez Francisco Serrano. Lo ha hecho sin más explicación y por la denuncia de un determinado grupo de usuarios podemitas.

La medida es la primera de las que puede tomar la red social, que concede ese plazo precisamente para confirmar la veracidad de las acusaciones y denuncias que se hayan podido lanzar.

Pero, como subraya Carlos Cuesta en OKdiario este 6 de diciembre de 2018, la gravedad del hecho es evidente: VOX se ha apoyado en las redes sociales de forma muy significativa para su exitosa campaña electoral que le ha llevado a ser decisivo para la gobernabilidad de Andalucía, para expulsar de la Junta a Susana Díaz y para irrumpir como una fuerza importante y a tener en cuenta con doce diputados en el Parlamento andaluz.

Y justo en ese momento y en pleno éxito, empieza a recibir el castigo en una red social con numerosa presencia de la izquierda y justo tras pedir Pablo Iglesias "un frente antifascista" que frene a VOX en las calles.

Iglesias llamó a un frente contra VOX al grito de "¡Alerta antifascista!". Y las calles se llenaron de manifestaciones que apedrean portales y queman contenedores a su paso por las ciudades andaluzas.

Podemos pide a esa reacción, y Twitter cierra la cuenta. Los últimos mensajes de Serrano en esta red social revelan el tono y los mensajes utilizados por él:

Tuits sin apariencia de nada extraño ni de incitación a nada que pudiera calificarse de ajeno a la tónica de un mensaje político habitual:

  • "Exigimos a la Delegación del Gobierno que actúe contra las bandas mafiosas que están provocando graves incidentes en las calles andaluzas.
    • Lo triste es que lo hacen alentados por las declaraciones de un socio de este gobierno", cita otro de los mensajes.
    • "Desde @vox_es dejamos claras nuestras prioridades para Andalucía:
      -Devolución de las competencias de Sanidad y Educación
      -Fin de los impuestos abusivos e injustos
      -Derogación de las leyes ideológicas
      -Defensa de nuestras tradiciones
      -Fronteras seguras
      -España, lo primero", señala otro tuit.

    Y con esos mensajes le han cerrado la cuenta de Twitter. Pero no es la primera vez que el juez Serrano se enfrenta a campañas contra su persona.

    El Tribunal Constitucional tuvo que rehabilitarle en una sentencia declarando inconstitucional una sentencia del Tribunal Supremo que condenaba al magistrado a 10 años de inhabilitación por modificar el turno de custodia de un menor al que facilitó salir en una cofradía de la Semana Santa de Sevilla.

    Con esa condena, se logró su expulsión de la carrera judicial, decisión que Serrano recurrió ante el Tribunal Constitucional que le acabó dando la razón.

    Por el camino, eso sí, recibió el ataque de asociaciones feministas radicales. Y todo ello por haber criticado la legislación de género y por cambiar unos turnos entre marido y mujer con el fin de que el hijo pudiera estar en una procesión de Semana Santa.