Tecnología
Franz Schubert. EP

El ser humano es un misterio (Un buen golpe en la cabeza...¡y a triunfar!: 5 personas que se han vuelto genios tras un 'coscorrón')

Durante años ha habido todo tipo de teorías sobre si el misterioso Franz Schubert llegó a terminar su Sinfonía número ocho, conocida como la Inacabada y concebida para la Sociedad Musical de Graz (Muchos 'genios' de Silicon Valley duermen en sus coches por no poder pagar un alquiler).

Se ha especualdo, incliuso, con la tesis de que alguien, tal vez algún amigo, perdió la parte final.

Sin embargo, para cuando quedó claro que Schubert, simplemente, nunca llegó a completarla, la Inacabada ya se había convertido en la obra para orquesta más misteriosa e interpretada de su autor.

La compañía tecnológica china Huawei presenta este 5 de febrero de 2019 en la sala Cadogan Hall de Londres una versión «completa» de la «Sinfonía inacabada» de Franz Schubert compuesta a partir de un algoritmo de inteligencia artificial que ha utilizado la potencia de uno de los teléfonos móviles de la firma.

El software analizó el timbre, el tono y otras características de los dos primeros movimientos de la «Sinfonía en si menor, D. 759», que compuso el músico austríaco en 1822.

A partir de esa información, el programa generó una melodía para los dos últimos movimientos de la pieza, que Schubert dejó incompleta.

Posteriormente, los ingenieros de Huawei colaboraron con el músico y productor Lucas Cantor para dar los retoques finales a la pieza y obtener una partitura «fiel» al estilo de la obra original.

«Mi función era sacar a la luz las ideas más interesantes de la inteligencia artificial y llenar sus vacíos para que el resultado final pudiera ser interpretado por una orquesta sinfónica».

«El resultado de esta colaboración con inteligencia artificial demuestra que la tecnología ofrece posibilidades increíbles y que puede tener un impacto significativo y positivo en la cultura moderna».

El directivo de Huawei en Europa Walter Ji sostuvo, por su parte, que el objetivo de este trabajo era "ampliar los horizontes de lo que es humanamente posible y comprobar el impacto positivo que la tecnología puede tener en la cultura moderna».

«Si nuestro teléfono inteligente es lo suficientemente inteligente como para hacer eso, ¿hasta dónde puede llegar?».