CARADURAS Y REDES SOCIALES

¿Sabías que los empleados de Amazon te escuchan y saben dónde vives?

El equipo escucha las grabaciones de voz capturadas por Alexa para después transcribir las conversaciones y volver a introducir esta información en el ‘software’

¿Sabías que los empleados de Amazon te escuchan y saben dónde vives?

Decenas de millones de personas usan a diario altavoces inteligentes para reproducir música o buscar todo tipo de información.

Sin embargo, aún hay quien se resiste a invitar a estos dispositivos y a sus poderosos micrófonos a sus hogares por la preocupación de que alguien pueda estar escuchando.

Algo que puede parecer sacado de una película de ciencia ficción pero que realmente ocurre.

Alexa, el asistente virtual de Amazon que vive en los altavoces inteligentes Echo y cada vez más dispositivos de electrónica de consumo, es bastante discreto.

Sólo escucha a los usuarios cuando detecta que se ha pronunciado su nombre e interpreta los comandos de voz en un servidor, utilizando varios algoritmos de aprendizaje máquina e inteligencia artificial.

Que Amazon escucha lo que dices no es una novedad.

En abril de 2019, se descubrió que la compañía de Jeff Bezos emplea a miles de personas que escuchan grabaciones de sonido con las órdenes que los usuarios dan a Alexa, la asistente virtual que llevan sus altavoces Echo.

Tres meses después, Amazon ha confirmado además que estas grabaciones de comandos de voz se guardan indenfinidamente y por defecto cuando utilizas Alexa, si bien los usuarios pueden optar a la eliminación de estas grabaciones.

Lo ha reconocido el vicepresidente de Política Pública de Amazon, Brian Huseman, en una carta enviada al senador de Estados Unidos Christopher Coons, en la que ha respondido a varias preguntas relacionadas con la seguridad y el tratamiento de información personal que lleva a cabo el asistente Alexa.

«Mantenemos las grabaciones de voz y sus transcripciones hasta que el usuario decide eliminarlos», ha explicado Huseman, en referencia a la funcionalidad en los ajustes de Alexa con la que Amazon permite a los usuarios borrar su historial de comandos de voz con el asistente. Hasta que llega este momento, si llega, Amazon guarda las grabaciones de Alexa indefinidamente.

Cuando se borra el historial de Alexa, Amazon elimina las transcripciones de «todos los sistemas de almacenamiento primarios» del servicio, pero no es así en todos los casos. Tiene lugar «un esfuerzo continuado para asegurar que estas transcripciones no permanezcan en ninguno de los demás almacenamientos de Alexa», ha admitido Huseman.

Información que no se borra

Incluso en los casos en que un usuario borra su historial con Alexa, la compañía no garantiza el borrado de la información que envía a las empresas responsables de una ‘skill’, es decir, aplicaciones de terceros para Alexa, y tampoco se deshace de los datos de las compras realizadas desde el asistente ni de los de algunas funciones como las alarmas y los recordatorios.

«Cuando un consumidor interactúa con una ‘skill’ de Alexa, el desarrollador de esta ‘skill’ podría también mantener registros de la interacción», ha explicado Huseman.

En los casos en los que se utilizan los comandos de voz para compras, por ejemplo al confirmar una suscripción a Amazon Music Unlimited o al comprar un productos desde una ‘skill’, Huseman explica que tanto la propia Amazon como los desarrolladores de las ‘skills’ «obviamente necesitan mantener un registro de la transacción».

Para otros tipos de peticiones a Alexa, como configurar una alarma, los recordatorios establecidos en el calendario y el envío de mensajes, Amazon tampoco elimina estos datos ya que «los consumidores no desearían ni esperarían la eliminación de los registros de voz para eliminar estos datos o evitar que Alexa lleva a cabo la tarea», según Huseman.

Amazon ha respondido también a las preguntas del senador Coons sobre el funcionamiento de Alexa y qué cantidad de tiempo graba después de un comando de voz, algo que «determina el sistema de reconocimiento automático de lenguaje» del asistente, según Huseman.

«Procesar audio que no está dirigido a Alexa es costoso, no proporciona ningún valor a Amazon y es un perjudicial para la experiencia de nuestros consumidores», ha asegurado el vicepresidente de Amazon.

Además, Huseman ha concluido recalcando también que «ningún audio se envía a la nube a menos que el dispositivo Echo detecte el comando de desbloqueo (‘Alexa’, en el caso del asistente de Amazon)».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído