Yu Weifeng fue robado a su familia en 2001, cuando apenas era un bebé

Gracias a un programa similar a FaceApp encuentran dos décadas después a un bebé secuestrado con 3 años

Gracias a un programa similar a FaceApp encuentran dos décadas después a un bebé secuestrado con 3 años

Las aplicaciones también sirven para cosas así. En las últimas semanas, FaceApp ha reabierto el debate sobre la comercialización de los datos personales de los usuarios por parte de las aplicaciones y los servicios digitales más populares. Esta «app» está arrasando en internet gracias a su filtro de retoque digital, que permite simular el paso del tiempo en una persona: envejecerla en cuestión de segundos. Y sus resultados son tan asombrosos que, entre tanto escándalo, nos hemos encontrado también con noticias positivas, según recoge ABC y comparte Ivan Rastik para Periodista Digital.

Gracias a esta aplicación que se ha convertido en el fenómeno viral del momento, especialmente entre los famosos, nos hemos podido enterar de que en China ha sido utilizada con éxito para dar con el paradero de Yu Weifeng, un joven que llevaba nada menos que 18 años desaparecido. Esta noticia con final feliz ha llamado poderosamente la atención en medios internacionales de todo el mundo, puesto que la víctima ha podido reunirse con su familia biológica gracias a la utilización del programa de envejecimiento facial.

Yu Weifeng fue secuestrado en 2001, con ta solo tres años de edad, mientras jugaba en una obra donde su padre trabajaba de capataz. El joven tiene ahora 21 y su identificación ha sido gracias a la evolución de la inteligencia artificial. En concreto, porque se ha usado una tecnología similar a la que utiliza FaceApp.

Las investigaciones han durado dos meses a la Policía china, que ha empleado este programa de envejecimiento. Tras consultar en su base de datos, Weifeng apareció en la ciudad de Guangzhou con el apellido Li, el de su familia adoptiva. Para ello tuvieron que cribar a un total de cien candidatos hasta dar con él.

El joven no quiso confirmar e, incluso, desmintió la idea del secuestro, del que, por otro lado, apenas debía tener recuerdos al producirse cuando era prácticamente un bebé. Sin embargo, los análisis de ADN confirmaron que el joven residente en Guangzhou era, efectivamente, Weifeng. A pesar del trauma, su padre biológico agradeció a la familia adoptiva «haberlo criado durante 18 años». De momento, no han trascendido las causas, los responsables ni el «modus operandi».

Autor

Ivan Rastik

Iván Rastik, personaje ruso de origen pero español de vocación, es el gran experto erótico-festivo de Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído