Tecnología musical

El Theremin; una revolución en la historia de la música

El Theremin; una revolución en la historia de la música
Theremin Wikimedia Commons

El instrumento está formado por dos antenas metálicas que detectan la posición relativa de las manos del thereminista y los osciladores para controlar la frecuencia con una mano y la amplitud (volumen) con la otra según wp. Las señales eléctricas del theremin se amplifican y se envían a un altavoz.

El theremín, originalmente conocido como eterófono, thereminófono, termenvox o thereminvox, es uno de los primeros instrumentos musicales electrónicos que se controla sin necesidad de contacto físico del intérprete o thereminista con el instrumento. Su nombre deriva de la versión occidentalizada del nombre de su inventor ruso Léon Theremin (Термен), que lo desarrolló en 1920 y lo patentó en 1928.

El theremín fue incluido en bandas sonoras de películas como Recuerda y Días sin huella compuestas por Miklós Rózsa, así como en Ultimátum a la Tierra de Bernard Herrmann. También se ha utilizado en temas para programas de televisión como la serie de ITV Los asesinatos de Midsomer. Esto ha llevado a su asociación con situaciones inquietantes. Asimismo, este instrumento se emplea en música clásica, especialmente en música experimental y en música clásica contemporánea de los siglos XX y XXI; así como en géneros de música popular como el rock.

El diseño clásico consiste en una caja con dos antenas. Se ejecuta acercando y alejando la mano de cada una de las antenas correspondientes, sin llegar a tocarlas. La derecha suele ser recta y vertical. Sirve para controlar el tono o frecuencia: cuanto más cerca de ella esté la mano derecha, más agudo será el sonido producido. La antena izquierda es horizontal y con forma de bucle. Sirve para controlar el nivel de volumen, que será más bajo cuanto más cerca esté de la mano izquierda.

Originalmente, su versión más primitiva fue llamada ætherophone (que se podría traducir como ‘eterófono’), y sólo estaba provista de la antena de tono. Pronto este diseño fue mejorado por el inventor, que añadió posteriormente la antena para control de volumen. Actualmente, algunos de los modelos caseros y comercializados del theremín disponen tan sólo de la antena que controla el tono, lo cual siendo rigurosos les convierte en realidad en un eterófono, y con frecuencia es un aparato que se usa para efectos especiales más que como instrumento musical, al no poderse acentuar ni separar las notas interpretadas.

También se han llegado a producir theremines de manera más o menos artesanal con modos de interactuar muy distintos, como por ejemplo, theremines ópticos que miden la cantidad de luz que llega a un sensor. También la empresa Roland comercializa en algunos de sus módulos un sensor de infrarrojos llamado D-Beam, con el que se puede controlar, no sólo el tono, sino alternativamente el parámetro que se elija.

Este artículo es el resultado de información compilada en la red, de la fuente o fuentes señalas, y que considero interesante compartir con los seguidores de esta sección, por su alto interés divulgativo.

Autor

elduendesuarez

elduendesuarez es un compositor, músico, cantante, escritor y director de cine español. Entusiasta de las nuevas tecnologías, en todas sus formas y presentaciones. El futuro ahora mismo, al alcance de tu mano.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Experto
elduendesuarezTecnología

elduendesuarez es un compositor, músico, cantante, escritor y director de cine español. Entusiasta de las nuevas tecnologías, en todas sus formas y presentaciones. El futuro ahora mismo, al alcance de tu mano.

Lo más leído