HOMBRE, INTERNET Y REDES SOCIALES

Clearview, la ‘app’ que usan la CIA y el FBI para saber todo de ti usando sólo la foto de tu cara

Clearview, la ‘app’ que usan la CIA y el FBI para saber todo de ti usando sólo la foto de tu cara
La aplicación Clearview reconoce a cualquier persona por sus rasgos faciales. PD

Estremece. Te hace sentir inerme y desnudo. La usan, sobre todo, la CIA y el FBI, pero se está extendiendo y son ya más de 600 agencias y cuerpos del orden en Estados Unidos las que desde hace unos meses emplean esta espectacular aplicación de reconocimiento facial, que permite identificar inmediatamente a casi cualquier persona.

Según informó The New York Times, Clearview opera sobre una base de datos con más de 3.000 millones de imágenes recopiladas de Facebook, Instagram, YouTube y multitud de webs.

Basta un retrato del ‘investigado’. Se sube a la aplicación y de forma automática te aparecen  imágenes públicas suyas junto con enlaces al sitio de origen de dichas fotos.

Gigantes de internet como Google han evitado hasta ahora ofrecer este tipo de tecnología por los enormes problemas de privacidad que plantea.

Clearview la ha desarrollado y ha comenzado a comercializarla, principalmente entre cuerpos de Policía, aunque también ha vendido licencias a algunas compañías para fines de seguridad.

Mediante Vlearview, además de la identidad del ‘investigado’, puedes a menudo acceder a su ocupación o lugar de residencia e incluso y eso da escalofríos, a sus amigos, parientes y conocidos.

La empresa no dice nada al respecto, pero parece que la herramienta incluye una opción para utilizarse junto a gafas de realidad aumentada, lo que potencialmente podría permitir a los usuarios identificar a cualquier persona que vean por la calle.

Clearview fue fundada por el australiano Hoan Ton-That, responsable de varias aplicaciones poco exitosas para teléfonos móviles, y por Richard Schwartz, un ayudante de Rudolph Giuliani durante su tiempo como alcalde de Nueva York.

Además, cuenta con respaldo financiero por parte del magnate de Silicon Valley Peter Thiel, un inversor cercano a Donald Trump y que está involucrado en compañías como Facebook.

Las fuerzas del orden disponen en Estados Unidos. de acceso a sistemas de reconocimiento facial desde hace años, pero tradicionalmente limitados a buscar en fotografías en poder de las autoridades, como retratos de arrestados.

Como ejemplo de su eficacia, The New York Times recoge un caso en el que Clearview permitió identificar al autor de un asesinato en apenas 20 minutos.

Una persona grabó una pelea entre dos hombres que terminó con un tiro en el estómago. La policía estatal de Indiana tuvo suficiente con el rostro del asesino para hallar su identidad mediante Clearview. El malhechor apareció en un video que alguien había publicado en las redes sociales, y su nombre se incluía en la leyenda del video.

“No tenía licencia de conducir y no había sido arrestado como adulto, por lo que no estaba en las bases de datos del gobierno”, confesó Chuck Cohen, capitán de la Policía del Estado de Indiana. En una ocasión incluso se logró identificar a un sospechoso cuyo rostro aparecía reflejado en el espejo de un gimnasio por casualidad.

Si bien es cierto que la aplicación se presenta como “una tecnología para ayudar a solucionar los crímenes más difíciles”, resultaría laborioso no prever que habrá quienes usarán la aplicación para fines más bien malvados.

Eric Goldman, codirector del Instituto de Derecho de Alta Tecnología de la Universidad de Santa Clara, así lo sostiene al The New York Times:

“Imagínese a un oficial de la policía deshonesto que quiere acechar a posibles parejas románticas, o un gobierno extranjero que usa esto para desenterrar secretos sobre las personas para chantajearlos o meterlos en la cárcel… Las posibilidades de convertirla en un arma son infinitas”.

Puede que uno de los descubrimientos más inquietantes presentados por The New York Times sea el contenido íntegro del código de la app.

En este se incluye una opción para utilizarse junto a gafas de realidad aumentada, lo que potencialmente podría permitir a los usuarios identificar a cualquier persona que vean.

Sin duda, una opción interesante, según el medio, para identificar activistas en una manifestación o incluso a una persona atractiva que nos crucemos en el metro, revelando no solo sus nombres, sino también dónde viven, a qué se dedican y los conocidos de esa persona.

Hasta la fecha, las empresas tecnológicas más grandes han considerado el uso deliberado de tecnologías para identificar personas con tan solo una imagen de su rostro como “una linea roja”.

Incluso la mismísima Google, polémica para algunos en cuanto a violaciones de privacidad, decidió en 2011 no tomar este camino ya que su uso indebido podía emplearse “de una manera muy mala”, en palabras del propio presidente.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído