Tecnología
Jeff Bezo YT

La cosa se pone muy seria. Los apasionados mensajes de texto que Jeff Bezos le envió a su amante, Lauren Sanchez, y que fueron publicados por el «National Enquire» desancadenando el divorcio del siglo son objeto de una exhaustiva investigación para identificar la mano negra de lo que algunos señalan como una conspiración en toda regla contra el hombre más rico del mundo. El jefe de seguridad de Bezos, Gavin de Becker, ha confesado que su jefe quiere saber quién le ha traicionado. Y, según se ha filtrado a «The New York Post», la fuente de tan grande deslealtad no estaría muy lejos del círculo más cercano al propietario de Amazon y del periódico «The Washington Post»: Michael Sanchez, hermano de Lauren, según ABC.

Michael Sanchez, quien oficia como agente y publicista en Hollywood, es socio de Roger Stone y Carter Page, buenos amigos del presidente Donald Trump, quien, según algunas fuentes, «se refiere a Bezos como Jeff Bozo desde que este anunciara su de su esposa MacKenzie». Sanchez ha negado las acusaciones, al tiempo que arremetía contra el jefe de seguridad de su nuevo cuñado. «No voy a dignificar las insinuaciones pasivo-agresivas de Becker o su loca teoría de conspiración», ha dicho. Por su parte, Roger Stone, el amigo de Trump, declaró a «The Daily Beast» que no se cree que Michael Sanchez perateara el teléfono de su hermana Lauren.

Pocos conocen los verdaderos entresijos de esta «teoría de la conspiración» contra Jeff Bezos y su caza al traidor o traidores, pero según apunta «The Daily Beast» existen «fuertes motivos políticos tras el escandalo de los mensajes de texto». Ahondando aún más en las amistades del hermano de la novia de Bezos, se ha descubierto que este también tiene una relación profesional con David Pecker, el CEO de American Media, la empresa matriz del «National Enquirer», el periódico que destapó el escándalo después de que «The Washington Post» publicara un exhaustivo reportaje sobre las reuniones que mantuvo Donald Trump con el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Pecker admitió en su día que pagó a la playgir Karen McDougal 150.000 dólares por derechos exclusivos de la historia sobre su relación con Donald Trump, que luego guardó en un cajón. «En ocasiones, parece que el «Enquirer» opera como un brazo de facto de Trump», ha escrito Gabriel Sherman en «Vanity Fair». El periodista Chris Hayes, presentador del programa semanal de debate de la MSNBC «Up with Chris Hayes» ha señalado otro ángulo en Twitter. «Teniendo en cuenta todo lo que sabemos acerca del «Enquirer» y de Pecker, qie esencialmente es un brazo de Trump, la historia genera algunas preguntas».

Fuentes cercanas a Bezos aseguran que el fundador de Amazon comenzó su relación con Lauren Sanchez en junio de 2018, cuando ya se había separado de su mujer MacKenzie Bezos, algo que el «National Enquirer» ha tratado de desmontar con un reportaje que obligó a Jeff Bezos, en vísperas de su publicación, a reconocer vía Twitter el final de su matrimonio de 25 años con MacKenzie. Tres días más tarde, salía a la luz el reportaje en exclusiva, con fotos de paparazzi y mensajes de texto donde un ardiente Bezos declaraba su amor por Sánchez. «Te quiero oler, te quiero respirar. Quiero mostrarte mi cuerpo, besarte los labios, te amo. Estoy enamorado de ti». Bezos, padre de cuatro hijos y quien se describe a sí mismo como un «hombre de familia», habría estado viajando con su amante a destinos exóticos en su jet privado, enviando mensajes obscenos y selfis eróticos y manteniendo citas secretas en fincas. Durante una investigación de cuatro meses, la revista rastreó al empresario en cinco estados y le siguió a lo largo de más de 60.000 kilómetros en aviones privados, limusinas elegantes, helicópteros... Entre los detalles del reportaje se cuenta cómo los amantes se escondieron en una habitación de un hotel de Boston, mientras que en la suite de al lado se alojaba la familia Bezos. El rotativo además afirma tener fotos tan personales que no pueden reproducirlas.

Lauren Sánchez, por su parte, estuvo hasta hace dos meses casada con Patrick Whitesell, uno de los agentes más poderosos de Hollywood, con quien tiene dos hijos. «Su matrimonio ha ido y venido en los últimos años. No ha sido una sorpresa para nadie su separación», afirman amigos de la presentadora y productora.

Ahora Bezos tendrá que encarar el divorcio de MacKenzie que podría acabar con la división, a partes iguales, de un patrimonio de 140.000 millones: él dejaría de ser el hombre más rico del mundo, pero ella se convertiría en la mujer más adinerada.
Temas