Tecnología
WhatsApp YT

Hay de todo (Pérez-Reverte corrige las faltas de ortografía de Podemos: “los guardios y guardias civiles y civilas”).

La inmediatez es uno de los rasgos que mejor define tanto a las apps de mensajería instantánea como WhatsApp, Telegram o Signal como a las redes sociales, Facebook, Twitter o Instagram.

Pero en ocasiones el deseo de ser el primero en publicar un tuit, un post en Facebook o compartir una imagen o un vídeo en Instagram Stories puede llevar a cometer fallos ortográficos que en realidad serían fácilmente subsanables.

Para evitar atentar contra las reglas de ortografía básicas, los expertos de la editorial Cuadernos Rubio aconsejan fomentar la lectura y tomarse tiempo para repasar y analizar lo que escribimos con objeto de dejar una buena impronta.

Estos son los 20 errores ortográficos más comunes a la hora de usar las redes sociales y el WhatsApp.

La letra «k» no es la letra «c», por mucho que nos empeñemos. Es uno de los hábitos más frecuentes en WhatsApp y las redes sociales y también uno de los grandes retos. La popularización del «ola ke ase» ha hecho mella.

Se olvidan las tildes. Lo hacemos por comodidad o rapidez y se ha convertido en algo habitual, sobre todo en WhatsApp. Así, no es lo mismo que digamos «ese libro me lo dio a mí» que «ese libro se lo dio a mi madre».

También olvidamos las tildes en los pronombres exclamativos e interrogativos. Sería correcto escribir: «¿Cuál ha sido el proyecto ganador?», pero lo que no es correcto es escribir: «¿Cual ha sido el proyecto ganador?».

Confusión de «a ver» con «haber». Es un clásico en los casos de palabras homófonas (se pronuncian igual pero se escriben de distinta forma).

¿Y los signos de puntuación? Se dan frases aparentemente interminables, pero que se podrían dividir perfectamente en dos o incluso en más de dos. Tal como indican en Rubio, no es correcto dejarse por el camino puntos, comas, puntos y comas e incluso los signos de exclamación o interrogación. Pero aún más complejo es acertar con la entonación de un enunciado cuando no existe pausas a mitad de trayecto. ¿La clave? Prueba a comprobar si te cuesta respirar cuando lo lees en alto.

Doble o triple espacio. En ocasiones, por querer escribir los signos de puntuación se hace de forma incorrecta. Un error recurrente es dejar más espacios de los necesarios entre las palabras que los flanquean.

Confundir los puntos con las comas y viceversa también es un error habitual. Los expertos recuerdan que no existen las comas suspensivas, ni los puntos que actúan como espacios.

La letra «h», una de las grandes olvidadas. Suele abandonarse frecuentemente en los comentarios y eso sucede, sencillamente, porque a menudo se escribe tal como se habla. Y como es muda...

Atención porque «hechar de menos» no es una expresión que exista. En este caso el uso de la «h» no es necesario porque la expresión correcta es «echar de menos».

Usar mayúsculas es como gritar en las redes sociales y en WhatsApp. En ocasiones se abusa de las mayúsculas de forma innecesaria. Cuando no se busca la intención de poner énfasis en el mensaje que se está dando, no tiene sentido.

Pero los nombres propios, sí que van con mayúsculas. A menudo se olvida que los nombres propios van siempre en mayúsculas y no se suele prestar atención a este tema.

Más sobre las mayúsculas. También los inicios de las frases merecen ser celebrados con una mayúscula y eso es algo que no suele hacerse.

Bailamos la jota. También se abusa de la letra «j» cuando simulamos que nos reímos por escrito. Es probable que sea el teclado y las prisas los que nos estén jugando una mala pasada, pero hay que reconocer que no es lo mismo decir «jajajajajaja», que «ajajjajajjjaj».

La «y griega», sí, pero cuando toque. Existe un empeño frecuente en ahorrar tiempo sustituyendo las «elles» por las «y griegas». Pero no, no es lo mismo.

Barbarimos y palabras incorrectas. «Expectacular» no existe, sino que la palabra correcta es «espectacular». Decimos «udiosincracia», cuando lo correcto es idiosincrasia; «preveer», cuando lo correcto es prever; «beneficiencia» cuando lo correcto es beneficencia, «visicitud», cuando lo correcto es vicisitud... Y así hasta 25 barbarismos que también han identificado los expertos de Rubio.

Regla de oro. El verbo «haber» antes de cada participio, siempre lleva «h». «Ha dicho», «ha hecho», «ha comido»… Pero no diremos que «se va ha su casa». Si actúa como preposición, irá siempre sin «h».

Tres palabras que suenan igual, pero son muy distintas. Y su significado, también. Cuidado con el uso de «¡ay!», «ahí» y «hay».

El uso de «había» y «habían». Es importante aclarar que «había» es un verbo impersonal. Y «habían» solo lo podremos utilizar como verbo auxiliar a un participio. Tres ejemplos ilustrativos: Sí se puede decir: «Había tres sacos de patatas». No se puede decir: «Habían tres sacos de patatas». Sí se puede decir: «Ellos habían conseguido hacer los deberes a tiempo».

Los imperativos no utilizan la fórmula de los infinitivos. Sí es correcto decir: «¡Cerrad la puerta, por favor!». No es correcto decir: «¡Cerrar la puerta por favor!».

«Hacer» siempre se escribirá con «c», y no con «s». La pronunciación del español en algunos territorios de España y de la comunidad latinoamericana, confunde su escritura.