Tecnología
Bill Gates y su mujer. RS

William Henry Gates III, ​ conocido como Bill Gates, es un empresario, informático y filántropo​ estadounidense, cofundador de la empresa de software Microsoft junto con Paul Allen. (Así funciona el váter futurista de Bill Gates que funciona sin agua)

«Veinticinco años y tres niños después, seguimos riéndonos a carcajadas».

Un cariñoso mensaje que la mujer de Bill Gates, Melinda, le dedicaba a través de Twitter para felicitarle por las bodas de plata (Bill Gates cree necesarios los impuestos para los robots para proteger los empleos humanos).

Una dedicatoria acompañada por una simpática fotografía en blanco y negro del día de su boda. La respuesta del fundador de Microsoft no ha tardado en llegar:

«No puedo esperar a pasar otros 25 años riendo juntos».

En el verano de 1986, recién graduada de la Universidad de Duke con un título en ciencias informáticas y economía, Melinda Ann French consiguió un puesto de becaria en una compañía nueva llamada Microsoft, según reocge Rocío F. de Buján en ABC.

Seis años y medio más tarde, Melinda Ann había ascendido hasta convertirse en gerente general de productos de información.

Pero el avance más importante fue el que hizo hacia el corazón del director ejecutivo, Bill Gates, que pocos años después se convertiría en su esposo y en el hombre más rico del mundo.

Veinticinco años más tarde y tres hijos en común, Melinda no solo se convirtió en la mitad de Gates en su vida privada, sino también en el ámbito laboral pues es titular de la mitad de Microsoft.

En una de sus excentricidades de millonario, tras pasar un fin de semana romántico en Florida, el magnate pidió al piloto de su avión privado que hiciera una escala imprevista en la ciudad de Omaha, en Nebraska, donde a pesar de ser domingo y de noche, consiguió que abrieran una de las joyerías más exclusivas de la ciudad para que su novia eligiera el anillo de compromiso.

Esta no fue la única «locura» como multimillonario pues el día de su boda, Gates alquiló una isla entera en Hawaii para celebrar el enlace y así evitar el acoso de la prensa.

Inteligente y de rasgos fuertes, la señora Gates posee de igual manera sentido común para los negocios y caridad para aliviar los principales problemas del planeta y la pobreza mundial.

De hecho fue Miranda -católica practicante, al contrario que Gates que opina que «hay mejores cosas que hacer los domingos que ir a misa»- la que impulsó al magnate hacia la creación de fundaciones para ayudar a los más desfavorecidos.

Bajo el lema «de aquellos a quienes se les da mucho, también se espera mucho», Melinda ha logrado que su marido haga de la pobreza mundial una de sus preocupaciones prioritarias.

Hoy se estima que Bill Gates ha donado algo así como un tercio de lo que ha ganado a lo largo de su vida a obras de caridad y proyectos científicos. E incluso, y a pesar de tener tres hijos, el matrimonio ha decidido donar la mayor parte de su patrimonio a obras de caridad como herencia.

Sin embargo Miranda no ha sido la única mujer que ha ocupado el corazón del magnate.

Bill Gates mantuvo un extraño romance con Ann Winblad, una exitosa empresaria y mujer de negocios, durante la década de 1980.

Se conocieron en 1984 en una videoconferencia y comenzaron a tener «encuentros virtuales», convirtiéndose así en una de las primeras parejas de «cibernovios». Fue una relación extraña e intensa en la que incluso ella le persuadió para que dejara de comer carne, un experimento que Gates abandonó a los pocos años.

Se separaron en 1987, en parte porque Winblad, cinco años mayor que él, estaba más preparada para el matrimonio, pero a día de hoy siguen siendo íntimos amigos. Tanto es así que «cuando me planteé casarme con Melinda llamé a Ann y le pedí su aprobación», recordó Gates en la revista «Time» en 1997.

«Ella me dijo: 'Creo que será una buena pareja porque tiene energía intelectual'».

Incluso ahora, Gates tiene un acuerdo con su esposa para que él y Winblad puedan mantener viva una tradición de vacaciones.

Cada primavera, como lo han hecho durante más de una década, Gates pasa un fin de semana con su exnovia en una cabaña que posee en Carolina del Norte, donde dan largos paseos por la playa mientras mantienen profundas conversaciones sobre biotecnología, entre otros muchos temas.

«Compartimos nuestros pensamientos sobre el mundo y nosotros mismos».