Internet les ha simplificado el trabajo

La informática al servicio de los ladrones

No hace falta utilizar técnicas demasiado sofisticadas

Los bancos detectaban que les vaciaban literalmente sus cajeros

En los tiempos que vivimos, Internet ha simplificado el trabajo de los ladrones de bancos. Ya pasó el tiempo de las bombas en las cajas fuertes acorazadas o entrar a punta de pistola en la sucursal de un pueblo alejado para robar un dinero escaso, jugándose la vida y la libertad del asaltante. Ahora, los amigos de lo ajeno se lo montan mejor, son más inteligentes. El motivo de sus desvelos no es ya violento en absoluto, se limitan a «limpiar» los cajeros automáticos de los bancos «on line» o en persona.

No hace falta utilizar técnicas demasiado sofisticadas, simplemente abren un agujero en el frente del artilugio que todos conocemos con un taladro autónomo (con batería), y desde allí, acceden a determinados cables donde conectan un PC portátil mediante el cual piratean el dispositivo que proporciona el dinero extraído a los clientes, haciendo que por medio de su salida, se vacíe de dinero hasta el último euro.
Los bancos detectaban que les vaciaban literalmente sus cajeros por un sistema desconocido porque los agujeros realizados en la parte frontal de los cajeros del tamaño de una pelota de tenis, eran disimulados después mediante una pegatina de las habituales en el cajero.

Algunos bancos se dirigieron a Karspesky, la firma norteamericana líder en ciber-seguridad líder en informática porque: «El banco detectaba que le robaban el dinero, pero sus técnicos eran incapaces de hallar algún «maldware» que lo posibilitara, hasta que alguien avispado se dio cuenta del agujero y de las micro muescas realizadas en los cables referidos mediante los cuales puenteaban el sistema y hacían con él lo que les viniera en gana y lo peor era que, para realizar el atraco no era necesario un sofisticado equipo, con un sencillo y barato conector, manipulado para tal fin, conectado a un simple PC durante no demasiado tiempo.

Esta técnica puede haberse empleado en España, pero las direcciones de los bancos se callan para no dar datos del sistema que «limpia» sus cajeros, a otros amigos de lo ajeno y, finalmente, el sistema de robo se universalice hasta el punto de que haya que eliminar este cómodo sistema de pago. Este nuevo sistema, como casi siempre, viene de la Europa del Este, según afirman los especialistas de la policía, aunque no descartan que delincuentes de esta parte de Europa ya lo utilicen.

Un problema añadido es que, mediante la conexión a los cables del cajero automático, se puede acceder al menos a un ordenador del banco que está conectado a él. Los ladrones sólo tienen que cargar un código malicioso y le envían al cajero órdenes de que de dinero a mansalva. Sólo es necesario un cómplice que apañe los billetes en el cajero.

Este artículo fue publicado originalmente en TW. Leer más

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído