La británica Natalie Weaver lo subió a las redes sociales para humillar a Stephen Hall

Menuda ‘broma’ le gasto esta tía su novio ‘machote’ por llegar a casa borracho

La chica pilló un cabreo monumental cuando el tipo se presentó como una cuba tras una largo fin de semana de copas

Menuda 'broma' le gasto esta tía su novio 'machote' por llegar a casa borracho
La británica Natalie Weaver con su novio Stephen Hall. IB

De armas tomas la chavala. No lo díría nadie por su cara, pero la realidad es que no se lo pensó dos veces y encima lo hizo con recochineo.

La británica Natalie Weaver tenía planes con su novio Stephen Hall de 26 años para pasar juntos este domingo 21 de mayo de 2017, pero el tipo, tras llegar en la madrugada del sábado pasado de copas, estava dormido como una piedra cuando ella intentó despertarlo. No hubo manera, porque el ‘machote’, además de oler fatal, roncaba como un oso.

La joven de 23 años que reside en Castleford, West Yorkshire, decidió vengarse: tomó su maquillaje y le pintó con perfecto acabado toda la cara. Una minuciosa labor que incluyó sombra en los ojos y las cejas, labios pintados y hasta uñas postizas.

Y después, lo subió a Facebook con lo que el espectáculo -para vergüenza del tío, que va de hombre rompedor, porque las imágnes van con un comentario bastante ‘equívoco’: «Stephen es un personaje muy femenino. Él es muy burbujeante y mucha gente se divierte con él».

«Estaba muy aburrida, así que me vengué», confesó Natalie.

La chica que labora de recepcionista publicó las fotos en su cuenta de Facebook donde advirtió:

«Fue muy divertido, pero espero que lo piense dos veces antes de hacerlo de nuevo».

«Estaba impactado y preguntaba qué había pasado».

Hall, quien al verse en el espejo y sin saber realmente qué había pasado, se puso a toda prisa a quitarse las uñas postizas y a borrar los rastros de maquillaje, asegura ahora que no s elo ha tomado mal.

«Estaba tan cansado que no podía abrir los ojos. Sólo me sorprendió. No estaba enojado. Me reí de eso. Me molestaba más cuando me daba un rasguño a las 4 de la mañana con las uñas».

El chico confiesa que entró en pánico cuando creyó que tenía que ir a trabajar con las uñas postizas: «Tuve que arrancarlas, fue muy doloroso».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído