Alex Pittito citó a Francesco en un olivar tras ver su clic en la foto de su novia

El hijo adolescente de un capo mafioso mata a su mejor amigo por un ‘like’ en Facebook

En plena adolescencia, con el fervor de las hormonas

El hijo adolescente de un capo mafioso mata a su mejor amigo por un 'like' en Facebook
Francesco, el adolescente asesinado por su amigo mafioso. PP

El resto de su familia será juzgada por tráfico de cocaína (y otros delitos relacionados) próximamente

Alex Pittito y su amigo Francesco tenían una relación bastante dentro de lo común para dos chicos de 15 años.

Inseparables desde hacía tiempo, gustaban de colgar fotos juntos en la playa, la piscina o de fiesta por diferentes localidades italianas. Fotos en las que escribían comentarios típicos de adolescente como:

«La amistad es algo en boca de todos, pero en el corazón de muy pocos».

Si acaso había alguna particularidad en la relación de Pittito y Francesco era, básicamente, ellos mismos.

Alex Pittito es hijo de un importante capo del clan ‘Ndrangheta, al que también pertenecen su madre, hermano, su primo…y algunos familiares más. No había duda alguna sobre la educación que Alex recibía en su casa. La historia obviando este detalle es algo tópica.

Escribe F. Olmos en ‘La Verdad’ que en plena adolescencia, con el fervor de las hormonas, la chica que aparece de pronto en el relato para separar a los amigos de toda la vida es un recurso tan usado en la ficción que apenas puede tildarse de ejercicio creativo. Pero en la vida real eso no importa.

El pequeño mafioso (les llaman los ‘babycapos’) moría de celos. Algo le decía que Francesco y él tenían demasiado en común.

Tanto que sospechaba que su novia y él se gustaban, y que éste hacía lo imposible por conquistarla.

No necesitó más prueba que el último clic que su amigo hizo sobre el botón de ‘me gusta’ de la red social. Fue sobre una foto de ella. No había más que hablar.

Cogió un arma de las decenas que debía haber por su casa y citó a su amigo en las afueras de Mileto, en un campo de olivos.

Un suceso de película requería una ambientación igualmente cinematográfica. Ke descerrajó tres tiros en cuanto apareció por allí. Era una cuestión de honor. De respeto. Nadie se burla de un Pittito.

Así Alex se suma joven a la tradición familiar de acabar detenido y en espera de juicio. El resto de su familia será juzgada por tráfico de cocaína (y otros delitos relacionados) próximamente.

Debido a su edad y al crimen del que se le acusa, es probable que, si todos son declarados culpables, Alex no vuelva a verlos jamás.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído