Las dos identidades que dominan en la red

Chonis y pijas lo petan en las redes ¿Tu a quién prefieres?

Las jóvenes establecen etiquetas según la estética y la conducta sexual

Chonis y pijas lo petan en las redes ¿Tu a quién prefieres?
Chonis y pijas LV

Lleva pantalones muy ajustados. Usa tanga. Se ha hecho piercings o tatuajes, a menudo ambas cosas. Se recoge el pelo: bien tirante hacia atrás. Un día una cola, otro, un moño. Pendientes grandes, zapatillas deportivas y mucho maquillaje. En las fotografías, cuánto más provocadora sea la pose, mejor. He aquí una choni. Y así la dibujan los adolescentes. La que no encaja en este perfil puede colgarse la etiqueta de pija, ahora percibida como una noción neutra, un marcador de identidad contrario a la etiqueta verdaderamente definida y despectiva: la de choni .

Pasarán el mismo rato en el lavabo. Unas se pintarán para parecer lo más naturales posible y las otras saldrán con los ojos enmarcados en negro. Unas se harán las fotografías en el mismo lavabo para colgar en Instagram, WhatsApp, Snapchat y en (cada vez menos) Facebook y las otras buscarán un fondo más glamuroso. Todas necesitan visibilidad en las redes sociales. Quieren ser populares –“popus” en el argot adolescente– y necesitan likes, cuántos más, mejor, según recoge Sara Sans en La Vanguardia.

“Su vida está en las redes, no tienen la misma concepción de la privacidad y la intimidad que tenían los jóvenes hace quince años pero no son tontas; asumen un riesgo porque eso les da unos beneficios”, afirma Cilia Willem, profesora de comunicación en la Universitat Rovira i Virgili (URV) y autora junto con Núria Araüna y Iolanda Tortajada –del grupo de investigación Asterisc– de un estudio sobre la estigmatización de las jóvenes en las redes sociales.

“La cultura popular está muy sexualizada, la música, las series, los anuncios, los referentes, los youtubers… En consecuencia, también lo está la actitud de los jóvenes; y las etiquetas de choni y pija aparecen reiteradamente para clasificar y jerarquizar no sólo su estética y conducta sexual sino también su clase social”, explica Tortajada. El estudio constata que las redes sociales han reforzado un doble estándar, que es omnipresente y que provoca que las chicas –mucho más que ellos– sean juzgadas con ambos parámetros: el sexual y el de clase.

VÍDEO DESTACADO: La nuera ‘choni’ de Estefanía de Mónaco que podría hacerla abuela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído