El negocio de los dominios de internet

El negocio de los dominios de internet

Internet brinda grandes posibilidades en lo que se refiere a negocios. El mundo online está involucrado en muchos aspectos a la vida cotidiana, por lo que existen muchos campos para monetizar acciones digitales.

Los dominios son uno de los negocios de internet más relevantes. Para poder entender bien por qué es un gran negocio, es necesario comprender qué es un dominio y cuál es su función en el desarrollo de negocios digitales.

¿Qué es un dominio y cuál es su importancia?

El dominio es un compuesto único (es decir, no puede repetirse) que se utiliza para identificar a un sitio web. Este elemento se encuentra en la URL. Actúa como dirección online de un website. Al ser una dirección, tal como mencionamos antes, no pueden existir dos iguales. El dominio se compone de nombre de dominio y extensión de dominio.

Dado que ocupan un espacio importante a nivel identidad de marca, encontrar el dominio adecuado para cada sitio web puede ser más complicado de lo que parece. El dominio, además de estar en la URL, puede ser parte de los correos institucionales que se utilizan para contactarse directamente con clientes u otras empresas o negocios.

A la hora de pensar en el dominio, los dueños de los sitios web deben seguir una serie de premisas. Lo principal es que el dominio esté relacionado con la identidad de marca de la empresa. A esto, se le suma que el nombre de dominio sea recordable, fácil de decir y corto. Lo más común es que también expresen, de alguna forma, el rubro del negocio.

El negocio de los dominios

Debido a la relevancia que tienen los dominios en el mercado de los negocios en internet, es que comenzó una comercialización a la par que tiene que ver con la compra y venta. Actualmente, hay algunos dominios que son tan codiciados por algunos propietarios de sitios web o negocios, que elevaron su precio de una forma considerable (superando los 25.000 dólares).

El negocio de los dominios de internet tiene que ver con adquirir dominios a buen precio y venderlos a un costo que genere una ganancia. Una buena opción es usar registradores de dominios como Hostinger. Este tipo de negocios es similar a la inversión en la bolsa de capitales. Lo que se busca es comprar un dominio y “mantenerlo” hasta que aumente su valor de venta.

En una primera instancia, se comercializaba principalmente con aquellos dominios que incluían conceptos claves (como por ejemplo: hoteles.com; viajar.com; autos.com). Este tipo de nombres de dominio eran los preferidos por los propietarios de websites. A la vez, la extensión de dominio más elegida es “.com”. Esta extensión se relaciona directamente al comercio.

Con el pasar del tiempo, cambió el paradigma (o quizás ya estaba ocupados los principales dominios) y se comenzó a buscar dominios más novedosos y abstractos (spotify, netflix, son algunos ejemplos). En cuanto a las extensiones de dominio, existen otras que de a poco van cobrando más relevancia en el mundo online (.it; .tech; .sport; etc.) y que suelen ser más económicas que el codiciado “.com”.

¿Cómo funciona?

Ahora, ¿cómo funciona específicamente este negocio? Existen varias plataformas en el mundo online que se dedican a vender dominios. Si un dominio está libre (es decir, no está registrado por nadie), se puede adquirir pagando el precio que se solicita y registrarlo. La clave para que este sea un negocio rentable, es estar atento a las novedades. Es decir, hay que estar pendiente del surgimiento de nuevos negocios o campos de profesión ya sea en el mundo virtual o en el físico.

En este punto, hay que prestar especial atención a las cuestiones legales. Registrar el dominio de una marca, puede ocasionar problemas legales (en realidad, la pérdida del dominio) por lo que no sería una inversión rentable. En cambio, todo lo que tiene que ver con conceptos más genéricos (por ejemplo, “vinchas inalámbricas”) involucra menos trámite legal y mayor posibilidad de realizar una buena venta.

Después de adquirir un dominio (o varios) sólo queda esperar para venderlo. En este caso, existen dos formas de realizar esta venta. Puedes venderlo directamente al interesado, sin necesidad de mediación. O puedes utilizar alguna empresa/plataforma mediadora que se dedica a conectar compradores con vendedores. Esta última opción suele ser más sencilla, aunque involucra dejar comisión a la empresa que actúa como mediadora.

Es necesario aclarar algo muy relevante que no todo el mundo conoce. Por más de que se habla de “compra y venta” de dominios, la realidad es que los dominios no se compran, se alquilan. Al realizar el registro del dominio, se producen una serie de pagos (anuales o mensuales, dependiendo del dominio). En caso de que el propietario del dominio (el que lo registra) no realice el pago del mismo, el dominio (después de un tiempo) entra al mercado nuevamente. Por lo que es muy importante pagar a tiempo las propiedades.

En base a toda esta información, puedes determinar si te interesa entrar en este negocio que puede ser rentable para muchos. Lo importante es que entiendas que la ganancia no suele generarse de un día para el otro. El valor de los dominios aumenta de forma contextual, por lo que debes tener paciencia. Pero, si estás dispuesto a esperar, ¡lo mejor es que comiences lo antes posible!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído