Te interesa

Lo que debes y no debes hacer si tu teléfono se moja y quieres salvarlo

Algunas medidas equivocadas pueden lograr que el teléfono acabe completamente inservible

Lo que debes y no debes hacer si tu teléfono se moja y quieres salvarlo
Chica con móvil RS

Es uno de los grandes temores que los usuarios tienen en relación a sus móviles. (¿Sabes qué hacer cuando el móvil se moja?)

Una de las mejores cosas que puede tener un teléfono móvil es resistencia al agua. Pues una de las principales causas de avería de los móviles es precisamente el contacto con líquidos o que se encuentre en un entorno demasiado húmedo (El truco que aumenta tus posibilidades de recuperar el móvil si lo pierdes).

Cuando nos encontramos en una situación en la que se ha mojado nuestro smartphone y no sabemos cómo reaccionar, son varios los procesos que debemos realizar.

La primera medida de urgencia que debemos hacer es que si el acceso a la batería es posible, cosa cada vez más raro, lo primero de todo sería quitarla, según recoge Oscar P. Muñoz en La Vanguardia.

Además, también es recomendable extraer las tarjetas SIM y la Micro SD (si incorpora esta última).

Es recomendable extraer la batería, las tarjetas SIM y la tarjeta de memoria SD antes de proceder a secar el teléfono

Cuando se moja en exceso un teléfono debemos tener en cuenta que el agua es conductora de la electricidad, y puesto que los circuitos electrónicos están compuestos por miles de conexiones muy pequeñas, es fácil que ocurra un cortocircuito. Por tanto no debemos encenderlo antes de secarlo a conciencia. Estas son algunas otras medidas que debemos tomar.

Lo primero que debemos hacer es secarlo a conciencia con un papel o con un paño absorbente, y minimizar los restos de agua de la superficie, sin mover mucho el teléfono. Si hemos conseguido quitar la batería, secaremos también la parte en la que va situada ésta.

Hacer el vacío introduciendo el smartphone en una bolsa de plástico puede extraer los restos de humedad

A partir de aquí sería una buena opción secar el terminal con aire caliente, por ejemplo con un secador de pelo. Eso sí, es importante no acercar la fuente directa de calor. Este proceso debe ser lento y ha de realizarse con mucho cuidado. Intentando repasar las conexiones y los bordes de la pantalla.

Otra acción complementaria a la anterior es introducir el terminal en un recipiente al vacío. Esto aunque parece complicado, pero si llegamos a meter en una bolsa pequeña el teléfono podemos aspirar el aire del interior, bien de forma manual o con alguna bomba de succión. Este producto que hemos localizado en Amazon podría ser útil en este sentido.

El arroz es un recurso que en muchas ocasiones nos ayuda a secar por completo nuestro terminal

También debemos saber que el supuesto mito del mito del arroz funciona. Después de haber realizado el secado de forma manual, procedemos durante al menos 24 horas a sumergirlo totalmente en un recipiente lleno de este cereal. Hasta que el teléfono quede seco.

De esta forma el líquido que aún esté dentro será absorbido por el arroz, y podremos encender nuestro terminal con una alta probabilidad de éxito. Aunque antes de hacer esto será conveniente revisar si de verdad toda el agua ha sido absorbida por el arroz, en caso contrario debemos volver a cubrirlo.

Existe en el mercado algún producto químico de naturaleza dieléctrica (un líquido que no es conductor de la electricidad), que permite sumergirlo durante un tiempo en un recipiente adecuado para eliminar el agua o la humedad interior de un teléfono. Esta puede ser una opción interesante. Si finalmente no has logrado devolverlo a la vida. El único paso que te queda por dar es llevarlo a un servicio técnico y pedir un presupuesto de reparación o comprar uno nuevo.

Existen en el mercado productos que eliminan el agua del interior de los aparatos electrónicos

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído