A pesar de que se haya sumergido, no todo está perdido

Cinco consejos: qué hacer si el teléfono móvil se ha mojado

Cuidado con los teléfonos sumergibles, la letra pequeña siempre sorprende

Cinco consejos: qué hacer si el teléfono móvil se ha mojado
Teléfono sumergido.

Desde su llegada al mercado, uno de los principales enemigos de los teléfonos móviles ha sido el agua.

Y épocas de verano, cuando nos rodeamos de piscinas, playa y muchas veces en condiciones de descuido o relacionadas con el alcohol, los accidentes están a la vuelta de la esquina.

Por ello, los técnicos y especialistas en estos dispositivos aconsejan 5 trucos que pueden ayudarte a mantener a tu querido compañero con vida.

5 consejos para secar tu móvil

1. ¡Sácalo de ahí!

Sálvalo antes de que se ahogue. Para que vuelva a funcionar vas a necesitar algo de suerte, aunque será más fácil si se ha mojado con agua potable.

2. No lo enciendas

Es probable que tras mojarse se haya apagado. No intentes encenderlo: podrías provocar un cortocircuito y fundir algún componente.

3. Desmontar y secar

Quita la tapa trasera, saca la batería, la tarjeta SIM y la tarjeta de memoria. Nunca uses un secador, un ventilador ni un radiador.

Tienes que secarlo, pero sin agitarlo. Pasa un trapo sobre el teléfono y la batería. Deja que se seque al aire o recurre al viejo truco del arroz (absorbe muy bien la humedad: sumerge el teléfono y la batería en arroz crudo).

4. Ten paciencia

Tienes que esperar por lo menos 24 horas antes de volver a montarlo. Si aun así no funciona, espera otras 24 horas más.

5. Pide ayuda al servicio técnico

Si todos los pasos anteriores no han servido de nada, tendrás que llevarlo al servicio técnico.

No digas que no sabes por qué ha dejado de funcionar porque descubrirán tu mentira: muchos teléfonos tienen en su interior una pegatina que cambia de color cuando se moja. Una vez que este «chivato» ha cambiado de color, se pierde la garantía del teléfono por mal uso.

Teléfonos sumergibles

Una de las últimas modas son los móviles que pueden meterse en el agua sin dañarse.

Pero estas maravillosas promesas tienen una letra pequeña. Solo se cumplirán si todos los conectores están bien sellados con tapas.

Las pruebas se limitan al agua potable. Con agua de mar los resultados pueden cambiar.

Una cosa es que pueda sumergirse sin que terminen inservibles y otra muy distinta que pueda usarse bajo el agua: nunca aprietes ningún botón físico bajo el agua, ya que podría filtrarse líquido al interior.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído