Absurdo

Absurdo

El Defensor del Pueblo estudia una denuncia contra TVE por un sketch de Cruz y Raya.

Ví el programa, al igual que 6 millones de espectadores más, y el sketch en cuestión no fue para tanto. El problema es que tampoco fue para tontos.

La queja es de una madre adoptante contra Televisión Española por la inclusión, en el Especial Fin de Año protagonizado por el dúo humorístico, de un ‘sketch’ considerado «lesivo» para las familias con hijos adoptivos.

No es el primer caso, ni será el último me temo, en que los dispuestos a quejarse por todo se amparan en organizaciones parásitas para cargar contra los artistas. ¡Y la cagan!

Hace unas semanas se llevó a trámite la querella presentada por hazteoir.org (Más de 300 firmas ¡Huhuhuhuhuh qué miedo!) contra Javier Krahe y Canal Plus. Motivo: La emisión de un corto realizado en el año 76. Pueden ver el vídeo aquí y juzgar ustedes.

Otros ejemplos los protagonizaron los guionistas de ‘Aquí no hay quien viva’ y el tratamiento que le dieron al personaje de Loles León.

Esta señora, que tan ofendida se sintió viendo la secuencia en Nochevieja, no tiene sentido del humor. Y debería tener un poco de vergüenza por quejarse de ese modo, con saña y venganza.

No podemos pretender que la tele nos agrade siempre, pero tampoco podemos consentir que los demás sepan, y de esa manera, que sus contenidos nos insultan.
Lo único que demuestra la mujer con semejante tropelía es que tiene problemas personales con su hija y que no sabe resolverlos.

La denunciante asegura que vio el programa confiada porque era para todos los públicos. Evidentemente no lo era para todas las mentes. ¿Que sea para todos los públicos significa que tengan que desaparecer las parodias, los chistes ácidos, las ironías y el absurdo? El sketch en cuestión era eso: Surrealista.

Estaban los juniorcitos María Isabel y Antonio José (el chaval que fue este año), haciendo de hijos y comentaban a sus padres (Cruz y Raya) que ya era hora de saber que eran adoptados.

Yo también lo ví en familia y nos pareció divertidísimo. Habían dado la vuelta a una situación común y, supuestamente tensa. Sin más. Ni se había insultado, ni agredido, ni lesionado a nadie.

Otra cosa es que la vulnerabilidad de algunos espectadores les juegue una mala pasada, como debió ocurrirle a la niña de esta mujer:

Dice en su denuncia que su hija de cuatro años, adoptiva de origen chino, reaccionó con un malestar «que exteriorizó fuertemente y que aún no ha sido plenamente solventado», porque consideró que su condición la ponía en inferioridad respecto a sus hermanos biológicos y padres, sin que a su edad tenga capacidad para discernir el humor de la información seria.

Debió ser porque el sketch se remató con la frase de los niños: «Pues ya verás cuando se enteren que son chinos».

La pregunta es: ¿cómo no es la madre, que sí sabe discernir entre el humor y la información, capaz de explicarle a su hija lo que estaba viendo y, en vez de resolverlo en casa, se atreve a ir contra TVE?

¡Échense a la calle! Ustedes las modelos rubias y con medidas perfectas. Ustedes los gitanos que habláis tan discreto. Ustedes, los maricones porque no todos tenéis esa pluma con la que algunos todavía rien. Ustedes, las mujeres en general, porque este es vuestro siglo para quejaros. Ustedes, los católicos, porque aún reponen películas de contenidos blasfemos. Ustedes los chapuzas, porque cuánto daño os hizo ‘Manos a la obra’…

Échense a la calle, manifiéstense, siéntanse liberados, y vuelvan a su casa con ese sentido del humor que les hace la vida tan fácil, pero… aparten a los niños de ustedes. Lo serio y aburrido no es para todos los públicos. Qué absurdo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído