Éxitos de la TV: ¡Ay, mi lumbalgia!… qué pena que mi marido no sea ministro

Éxitos de la TV: ¡Ay, mi lumbalgia!... qué pena que mi marido no sea ministro

Porque si mi marido fuera ministro, aunque estoy de baja laboral porque sufro un insoportable dolor en la espalda y las caderas, no necesitaría que mi médico de cabecera me autorizara a acompañarle a una fiestecita. Y, por supuesto, que esté de baja no significa que no me pueda marcar un bailecito.

Los detalles de la historia y sus protagonistas, aquí.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído