´Mujeres, hombres y viceversa´ ha sido la experiencia de mi vida

´Mujeres, hombres y viceversa´ ha sido la experiencia de mi vida

(PD).- Alejandra Martínez De Azcoitia, una presentadora de televisión que se presentó a un reality para encontrar el amor de su vida.
La Nueva España recoge en una entrevista, las impresiones de esta joven profesional de los medios en el programa «Mujeres y Hombres y Viceversa».

Admite que cumple a la perfección con las características de una buena libra: todo el día buscando el equilibrio, excesivamente romántica, sensible e incluso un poco idílica, pero tiene muy claro lo que quiere. Su pasado, su presente y, si la fortuna le sonríe, su futuro están ligados al mundo de la televisión. Alejandra Martínez de Azcoitia protagoniza el «reality» de Tele 5 «Mujeres, hombres y viceversa», aunque mantiene que «nadie necesita buscar pareja en un programa de televisión».

-Si su objetivo real no era encontrar pareja, ¿por qué va al programa?

-Para conocer. Es un conjunto de las circunstancias de ese momento de mi vida: tenía la oportunidad de hacer esto; el chico, Efrén, aparentemente resultaba interesante, pero, sobre todo, por vivir una experiencia vinculada totalmente con la televisión, que es un mundo que me apasiona y que no me asusta. Todo ese batiburrillo hizo que tuviera la ilusión de vivir una experiencia que sabía que igual no podría repetir.

-¿Y qué tal esa experiencia?

-A día de hoy, creo que ha sido la experiencia de mi vida. Ha sido una experiencia inigualable que no cambiaría por nada. Cuando entras al programa tienes ciertas dudas, ciertos miedos, como siempre que afrontas algo nuevo, pero visto desde ahora, no daría marcha atrás. Estar metida en ese mundo que me encanta, viendo a gente que admiras y viviendo los entresijos de una televisión de ese calibre, como es Tele 5… Fueron quince días en que estuve como fuera de mí. Vives un sueño.

-¿Qué tal llevó eso de ir a la conquista?

-Bueno, no tuvimos «feeling», pero, además, soy muy tradicional, y creo que la mujer es la que tiene que ser conquistada, por así decirlo. Más que eso, es que para mí el formato del programa es un atraso, con ese punto un poquito machista, pero entras en el juego. Yo nunca me hubiera animado a dar este paso y hacer esto, que no es ningún pecado, si no llega a ser porque me apasiona la televisión, pero, de hecho, pequé de ñoña, de discreta, y estoy encantada, porque soy como soy y así lo mostré en la tele, aun sabiendo que ese tipo de formato no iba conmigo. Soy mucho de pensarme las cosas, pero aquí me puse el mundo por montera y dije «lo vivo y lo vivo. Punto».

-¿Y cuando llega a casa y dice: «Mamá, me voy a la tele, a este programa, a conocer a este chico delante de todo el país»??

-Bueno, mi madre me conoce mejor que nadie, y fue ella la que me recordó que tenía 25 años, que era una experiencia que me volvería loca y que fuese a disfrutar de lo que viviera allí. Conoce mi pasión por la televisión y lo enfocó desde ahí. A mi padre, al principio le dio un poco más de cosa, pero luego también lo entendió así.

-En las apenas 24 horas que transcurren desde que le comunican que ha sido seleccionada hasta que está en el plató, ¿en ningún momento piensa: «Madre mía, ¿qué estoy haciendo aquí?»?

-Sí, claro, los primeros días lo pasé mal y alguna vez levanté el teléfono para hablar con mi madre. Tienes dudas, porque parece que estás entrando en un juego en el que, de mano, no te gustaría entrar, pero tienes tantas ganas de vivir esa experiencia que te centras en vivirla y en sacar todo lo positivo que puedas. La cámara es mi mejor amiga.

-Pero no es lo mismo hablar de otros ante la cámara que exponer cómo es uno mismo ante todo el país…

-Eso es verdad, pero tenía muy claro hasta dónde iba a dejar que me conocieran. Tengo un saber estar, soy discreta, nunca voy a ir vestida de una manera extravagante, porque yo no soy así, y sabía que probablemente no diera todo el juego que ellos quisieran, pero me daba igual. Di el juego que quería dar. Quise caracterizarme por ser una persona discreta y, afortunadamente, lo transmití. No quería ser ni la más guapa ni la más «tía buena», sino diferenciarme por saber estar, y no únicamente por el físico, y siempre teniendo claro que la parte de mi vida que es privada no la iba a sobrepasar nadie.

-Para todo eso hay que tener la autoestima muy sana?

-Hay que tener valor. Yo, de hecho, me caracterizo por tener una autoestima tirando a baja, pero sí tengo las cosas muy claras y los principios muy marcados, y con la edad me voy dando más cuenta.

-Ahora, de nuevo en Gijón, ¿cuál es su próximo objetivo?

-Creo que ahora estoy «suprainyectada» de televisión. Quiero más, y más y más. Me he dado cuenta de que es un mundo en el que estoy francamente a gusto, y vengo con las fuerzas renovadas para luchar por conseguir algo en este mundillo.

-¿Y cuál será el primer paso?

-De momento, presentaré un acto los próximos 8 y 9 de noviembre en Avilés, pero quiero intentar algo en Tele 5, aunque quiero ser muy cauta. Si no sale adelante esa idea, seguiré barriendo para casa, porque es mi tierra; Asturias me encanta y es donde tengo mi vida.

-¿Qué tira más, la tierrina o la televisión nacional?

-La verdad es que hasta ahora me tiraba más la tierra, pero a raíz de esto? parece que la televisión nacional puede mucho. Entonces, lo voy a dejar un poco a la vida, sin forzar para un lado ni para el otro.

-¿Cómo cree que le puede condicionar su participación en el programa?

-Espero que bien, pero más que nada, porque creo que supe dar la imagen que quería dar. La categoría no la dan los programas ni las cosas en sí, sino las personas, y creo que supe estar en mi sitio a la hora de enfocar los hechos.

-Hablando de enfoques, ¿cómo enfoca su reciente popularidad y que la gente la reconozca por la calle en su ciudad?

-Hay mucha gente que ya te conoce, incluso en el médico, en chándal y todo. Esa gente que te ve, que te está siguiendo y te siente cerca, me enternece tanto que no creo que la popularidad, si llegase algún día, la vaya a llevar mal. Me parece tan gratificante que se acerquen a ti a decirte lo bien que lo hiciste, lo guapa que estabas o, incluso, a hacerte una crítica constructiva, que me encanta. Lo mínimo que tienes que hacer es contestarles, contárselo todo y agradecerlo mucho.

-Ahora le saldrán pretendientes de debajo de las piedras?

-(Risas) Muchísimos. Todavía le decía a mi madre que hasta ahora parecía que no tenía nada de feromonas, y ahora de repente salen pretendientes de todos lados, pero mira qué bien, a lo mejor engaño a alguno.

Alejandra Martínez de Azcoitia Gutiérrez

– Nace en Gijón, el 24 de septiembre de 1983.

– Empezó a estudiar Periodismo en Madrid, pero lo dejó y realizó un máster especializado de presentadora de televisión en la Escuela de Radio y Televisión de Madrid.

– Trabajó en dos televisiones locales, pero sintió que le «faltaba algo» e hizo Gestión Comercial y Marketing en la Escuela Europea de Negocios de Oviedo, desempeñando, asimismo, distintos trabajos de comercial y dependienta.

– Cuando cierra la empresa de informática en la que trabaja como responsable de marketing aprovecha el parón profesional para acudir a un «casting» de Tele 5, en el que resultó seleccionada.

– Así, participó en el programa «Mujeres, hombres y viceversa», de esta misma cadena.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído