El «símbolo sexual» de «Gran Hermano» se quita la ropa y los complejos

Fue de las últimas en salir de la casa de Guadalix pero no ha tenido ningún problema en mostrar sus indiscutibles encantos en la portada de Interviú, algo que a sus compañeras de edición les costó «Dios y ayuda», que se dice coloquialmente.

La dominicana Liz, modelo de profesión y símbolo sexual de la última edición de Gran Hermano protagoniza un reportaje fotográfico de infarto y, ya de paso, desvela algunos de los detalles con más morbo del programa.

Por ejemplo, confiesa sin complejos que siente mucho que no le dejaran llevar a la casa un juguete sexual al que llama Pollito y que es imprescindible para ella, puesto que es muy activa sexualmente, dice.

Lizfanny Emiliano tiene 25 años, mide 1,75 y cuenta con unas medidas de infarto, quizá por ello se ha acostumbrado a que la miren por la calle e incluso asegura que le gusta: «A todas las chicas nos gusta que nos miren».

Además, señala que en su país son «muy tocones» y «siempre estamos encima de la gente». Esta diferencia cultural, matiza, podría haber hecho que sus compañeras la llamaran «buscona y calentona», aunque asegura que nunca le ha pasado fuera del programa.

A corto plazo, Liz planea viajar a su país para intentar traer a su hija a España. También quiere acabar una novela que está escribiendo y que se titula El adoptado.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído