OPINION TV

Por qué se empeñan en Telecinco en hacernos tragar las diferencias familiares de los Matamoros

Por qué se empeñan en Telecinco en hacernos tragar las diferencias familiares de los Matamoros
Kiko Matamoros con su hija Laura y Diego en el monitor

Al clan Matamoros podríamos calificarlo casi de institución en el universo Mediaset España. Comenzó hace muchos años con el provocador Coto Matamoros creando su personaje en ‘Crónica Marcianas’ y otros programas similares mientras su hermano gemelo Kiko se dedicaba a la representación artística de famosos, entre ellos su ex cuñada Mar Flores de la que ahora echa pestes siempre que puede.

Tras el paso de unos pocos años, el segundón de Kiko, ya que el autentico líder de los hermanos Matamoros era Coto, empezó a participar en algunos programas donde fue abriéndose hueco intentando imitar a su gemelo. Pero las copias nunca son como el original y el señor que entonces exhibía orejas de soplillo, algo que con su afición a la estética se ha corregido en los últimos años al igual que otras zonas de su cara en un intento de rejuvenecimiento exterior, comenzó a provocar a Coto siendo contestado por éste, creando entre ambos una línea de negocio y generación de ingresos a base de «Y tu más» con continuos enfrentamientos.

Pero un buen día Coto, por razones que los más viejos del lugar conocemos, desapareció del panorama televisivo. Se fue al Caribe y desde entonces está yendo y viniendo por España.

Por lo que a Kiko Matamoros, ya asentadas sus posaderas en los programas de Telecinco, le faltaba la generación de ingresos con disputas familiares. Entonces aparecieron para ello, Diego y Laura. Los hijos del primer matrimonio de Kiko Matamoros con Marian Flores, como he dicho antes, hermana de Mar Flores y que fue azafata de ‘Un, dos, tres’.

Diego y Laura Matamoros aparecieron para poner verde y de vuelta y media a su padre de quien criticaban pasaba de ellos y otras lindeces más que todo el mundo que haya seguido algunos programas de la cadena de Paolo Vasile seguro que conocen. Lo cual dio pie a que los habituales programas de Telecinco como ‘Sálvame’, ‘El programa de AR’, etc… les dieran cabida y así su ínclito padre responderlos para engordar la pelota de facturación.

Hasta tal punto se dio cuartelillo a los hijos mayores de Kiko Matamoros, que adquirieron su propio protagonismo convirtiéndose a su vez en famosos de la cadena, participando ambos en realitys como ‘Supervivientes’ o ‘Gran Hermano VIP’ y protagonizando portadas de las mal llamadas revistas del corazón.

Y si no había noticia que vender, se volvia a las andadas. Que si no trago a Makoke, que si mi padre pasa de mi, que si parece que hay un acercamiento. Todas unas actuaciones perfectamente orquestadas para que no cese el grifo de entrada de los euros desde Telecinco (única cadena de televisión que les da cobertura) o alguna revista de crónica social.

Los dos últimos números de los niños han sido la boda de Diego Matamoros celebrada en El Escorial la pasada semana y que hasta el último minuto estuvo en vilo si asistiría su padre o no, y el nacimiento del primer hijo de Laura Matamoros.

Sobre la boda de Diego todavía siguen hablando en Telecinco. Que si lo que se dijeron, que si lo que no se dijeron, que si se han escrito después de ese día… Lo dicho, tener las brasas siempre a punto para hacer un fuego cuando sea necesario.

Pero como decía en el título del artículo: ¿Por qué se empreñan en Telecinco en que nos traguemos las diferencias familiares de los Matamoros? Puestos a tragarnos algo deberían haber tratado en su día lo que ocurrió en enero del 2010 y denunció Makoke ante siete agentes de la Guardia Civil, pero eso es oscuro….y sucio y por tanto hay que taparlo.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Fernando Veloz

Economista, comunicador, experto en televisión y creador de formatos y contenidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído