MUNDO SALVAME

Lydia Lozano y su marido Charlie provocan el caos en un avión volviendo de Mikonos

Al final las maletas de la pareja viajaron en primera clase y ellos en turista

Lydia Lozano y su marido Charlie provocan el caos en un avión volviendo de Mikonos
Lydia Lozano y su marido en el aeropuerto (Telecinco)

En alguna ocasión ya hemos contado que Lydia Lozano nació para ser artista. Es algo que no puede disimular. A la periodista (y lo decimos con precisión porque es de los pocos colaboradores de ‘Sálvame’ que tienen el título) le encanta bailar, cantar, actuar, en definitiva hacerse notar cual diva de Hollywood.

Y como la televisión te da una popularidad y fama inmerecida a todo el que sale a través de la pequeña pantalla, Lydia es conocida por la inmensa mayoría de españoles y españolas, por lo que allá donde vaya, si hay un español seguro que la reconocen.

Este martes Kiko Hernández, que ahora dice que se lleva muy bien con la colaboradora (menos mal), contaba lo último que le ha sucedido a la ‘divina’ de Lydia.

La que fuera colaboradora del mítico ‘Tómbola’, donde dio sus primeros pasos televisivos, se ha ido unos días con su marido Charly o Charlie (no sabemos bien como debe escribirse el nombre de este señor) a la isla griega de Mikonos. Allí entre sus preciosas casas blancas y sus playas, Lydia se debió tostar más de la cuenta al sol, por lo que se puso roja como un carabinero (Así lo contaba una persona que coincidió con ella a su vuelta de este precioso destino turístico). Pero como Lydia es una estrella de los pies hasta las mechas, lo mejor que hizo para pasar desapercibida fue ponerse un pamela de casi un metro de diámetro, por lo que todo el mundo se fijó aún más en ella dentro del avión.

Pero según informa Exclusiva Digital,  por si esto no fuera poco el problema vino a continuación. El matrimonio intentó meter sus maletas de cabina en el lugar destinado a tal fin, algo que no consiguieron hacer ya que el tamaño parece que sobrepasaba las medidas reglamentarias. Esto ocasionó un gran atasco en el pequeño pasillo de clase turista, que al final tuvo que ser solucionado pasando los trolleys a primera clase, pero solo las maletas ya que ellos viajaron en turista.

Este incidente provocó un cierto retraso (alrededor de 50 minutos) en la hora de despegue del vuelo con destino Madrid.

Sinbn duda la impronta de Lydia Lozano y su marido será algo que nunca la olvidarán la tripulación de cabina y los abnegados pasajeros

Te puede interesar

Autor

Fernando Veloz

Economista, comunicador, experto en televisión y creador de formatos y contenidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído